Entrevista con Espumas y Terciopelo

Entrevista con Espumas y Terciopelo

Espumas y Terciopelo, el dúo mexicano que describe su música como "popklor", una mezcla de sonidos modernos con clásicos mexicanos que resulta en canciones que conmueven y nos llevan por un viaje de introspección. El dúo está formado por Maricha Elizundia y Memo Andrés, quienes comparten su gran viaje por la vida diaria y su evolución personal en cada una de sus canciones. Actualmente, los tapatíos estrenaron su tercer álbum, Pasajeros, por lo que en VELV, platicamos con Memo acerca del disco y el gran recorrido que ha sido Espumas y Terciopelo.

Pláticame acerca de este género que los identifica, el popklor:

El popklor es una mezcla de nuestras influencias de música pop hasta alternativa y rock, con una mezcla de la canción típica mexicana. Venimos de familias muy musicales y somos de Guadalajara, tenemos mucha influencia de lo que se escucha allá, los tríos, mariachi y toda la parte de la canción mexicana. También nos fuimos a vivir a San Cristóbal de Las Casas, con una finalidad que no tenía que ver con la música, pero nos terminamos quedando allá y tocamos un par de meses, y estábamos muy expuestos a toda la cultura musical del sur, desde la marimba hasta los soles, y empezamos a componer allá. Todo esto inevitablemente influyó en nuestra forma de empezar a hacer nuestro proyecto.

¿Entonces Espumas y Terciopelo comienza cuando se mudan a San Cristóbal?

Nosotros éramos músicos desde mucho tiempo antes, pero el proyecto nació hasta que nos fuimos a Chiapas juntos. Nos fuimos a un proyecto de desarrollo sustentable y como nos gustó el lugar, decidimos quedarnos y empezamos a tocar allá boleros y poco a poco comenzamos a componer.

¿Esta experiencia de la cercanía con la naturaleza también se refleja en su música?

Precisamente ese disco está lleno de sentimientos de mucha libertad, estábamos viviendo un tiempo en la sierra, entonces nos levantábamos todas las mañanas a ver los paisajes hermosos y ahí tocábamos, y había muchas cosas bien padres y algo de ese sentimiento se quedó en la música.

Acerca de ‘Pasajeros’ y creación:

La verdad siempre hemos escrito canciones a partir de lo que vivimos y uno no puede evitar que creces envejeces y te pasan cosas. Básicamente, nada más vivimos más, este disco es más vivencial, estamos más llenos de experiencias, algunas muy padres, otras dolorosas, experiencias que tuvimos que trascender y de repente reinventar nuestra forma de vernos a nosotros mismos en el mundo y como ver a las demás personas. También plasmar anhelos para el mundo en el que queremos vivir. Siento que vivimos en un mundo en donde muchas formas de pensar que nos dictaban lineamientos morales o éticos para dirigirnos hacia el mundo y las demás personas, ahorita no son tan vigentes en nuestra generación porque suelen percibirse como anticuados, el respeto a los demás a la naturaleza a uno mismo, también ver todo con amor porque siento que nuestra generación no esta tan apegada a ninguna corriente espiritual y está bien que evolucionemos pero nuestra responsabilidad como jóvenes es hacer unos planteamientos para que podamos vivir mejor. Para nosotros este disco mínimo es un planteamiento personal de lo que queremos manifestar.

 
 

¿Qué tan difícil o fácil crees que sea cumplir este propósito de repartir un mensaje a través de la música?

No sabría decirte, creo que somos afortunados de dedicarnos a la música y que podemos hacerlo todos los días. Todas las profesiones llevan un cierto grado de complejidad y de compromiso. De entrada, somos muy conscientes y nos gusta esta idea de la consagración hacia lo que quieres lograr y de sacrificio, conforme pasa el tiempo nos damos cuenta que uno no puede evitar luchar pero si puede escoger cuál es su lucha, nosotros estamos en esta y la disfrutamos.

En lo personal ¿qué significa para ti componer tus canciones?

Yo empecé en el arte en general porque desde niño necesitaba guías, no me gustaba necesariamente lo que veía en la tele, siempre me clavé mucho en encontrar películas, música y libros con los que me pudiera identificar, con las luchas con las que estaba viviendo o de chavo incluso no sentirte incluido en un grupo. Entonces buscas alguna manifestación artística que te diga “y este cuate como le hizo ¿no?” y así he ido evolucionando conforme va cambiando la vida, pero para mí siempre la parte de consumir arte ha sido una parte de entenderme como humano porque alguien más me permite ver adentro de su propio proceso. Y de repente nosotros nos convertimos en los que lo estábamos haciendo, ya no solo buscábamos respuestas en la música de los demás si no en nuestra propia música, y te das cuenta que a la hora de hacer una canción empiezas a ver cosas reflejadas que traes adentro que igual lo hubieras podido expresar de otra forma, entonces esto empezó a ser nosotros los que consumimos nuestros propios mensajes y de repente ya los podemos compartir también.

No me imagino llevando un proceso en la vida de alguna otra forma, de dedicarme a lo que me dedico, y Maricha creo que es igual, somos bastante clavados en eso.

¿Cómo se complementan a la hora de componer las canciones?

Los dos somos músicos, pero con diferente formación, yo estudié desde muy chiquito instrumentos, explorando con varios de ellos a lo largo del tiempo, la herramienta que me pusieran enfrente la intentaba usar y aprendí la parte teórica de la música. Maricha por otra parte siempre ha sido más libre, ella empezó cantando y bailando, consumiente libros y cantantes que le gustaban. Siento que nos complementamos muy bien en la parte de la intención, a ella siempre se le ocurre algo que a mí nunca se me ocurriría, cuando comenzamos una canción nos complementamos y formamos un círculo que funciona bastante bien, yo la respeto muchísimo musicalmente y creo que ella mí también, entonces no nos sentimos si nos proponemos algo que no nos gusta, simplemente seguimos.

Empezamos a componer en el 2010, del disco que salió hasta 2013. No sabíamos que íbamos a hacer un proyecto como hasta el 2012, no lo asimilábamos como una forma e vida todavía. Del 2010 para acá hemos hecho mucísimas canciones.

¿Cuál es tu canción favorita de Pasajeros?

“Pasajeros”, que es la que le da el nombre al disco, además de “Volvernos a Entender”. “Pasajeros” la compusimos cuando murió mi abuela, que era mi amiga, era muy cercana. No es una historia tampoco tan triste porque no me quedé con ganas de compartir nada con ella, llevamos una relación muy profunda. Murió muy viejita, de 91 años, y la canción es una especie de canción de cuna que te canta tu abuela después de morir que dice “trasciende la situación, no te quedes atorado en que me extrañas, la vida sigue” y justo lo que dice “o te subes a otro treno te quedas si paseo, no te puedes quedar encerrado aquí” y esa es la parte personal de la canción, pero en realidad se aplica a cualquier tipo de situación y de sentimiento. Habla de estar en paz con las transiciones de la vida.

 
 

Acerca de su presentación en Bajo Circuito el 19 de octubre

Vamos a presentar el disco, lo más probable es que si toquemos todas. El disco está compuesto como un viaje lineal, con una introducción y un final entonces tenemos ganas de tocarlo así tal cual. Pero tenemos que buscar la forma de integrarlo con otras canciones que seguramente la gente que nos conoce ya, querrá escuchar.

¿Qué es lo que más te gusta de tocar en vivo?

Compartir con los músicos, cada quien es un engrane en una banda. Maricha y yo tocamos solos mucho tiempo, y cuando empezaron a entrar otros integrantes en la banda te das cuenta que tus pactos musicales empiezan a adquirir otro sentido, eso es lo que más me gusta, cuando las canciones cobran vida en vivo y la gente vive una experiencia distinta a lo que viene en el disco. Me gusta mucho ver qué pasa, muchas veces, aunque esta planeado y ensayado lo que sale es completamente distinto a lo grabado y la gente lo alcanza a percibir, genera una emoción distinta, todo ese fenómeno de generar algo nuevo. Es como si te gustara un pintor y estás viendo como pinta el cuadro y es el mismo cuadro, pero en una versión distinta.

Siempre hacemos alguna versión nueva de alguna canción, cuando empezamos a ensayar sale algo nuevo y podemos también compartir esas re interpretaciones de nuestras propias canciones. En bajo circuito vamos con la banda completa que somos 7, además de invitados que iremos revelando.

¿Qué sigue para espumas y Terciopelo?

Vamos a presentar el disco en varias ciudades, en octubre será en la Ciudad de México, luego vamos a Guadalajara en noviembre y ya se están cerrando varias ciudades más, además de festivales alrededor de la república. Seguir en promoción y compartir música que nos pone muy contentos. Queremos empezar a tocar mucho en México, este ciclo de hacer Pasajeros fue un ciclo largo, nos tardamos más o menos año y medio entonces dejamos un rato de tocar, por lo que tenemos muchas ganas de hacer shows otra vez.

 
esp.jpeg