A real Love letter


Fotos: Majo Tielve

A veces necesitamos sentir ese dolor puro para encontrar lo que de verdad amamos en esta vida. Bien dicen que la única forma de conocer el verdadero amor es a través del dolor; así es como nos marca la naturaleza viva, nos da la capacidad de sentir y de expresar lo que ocurre dentro de nuestros cuerpos cansados.

La locura es la cura perfecta para los verdaderos poetas, aquellos que suelen salir en la oscuridad para proyectar su luz, hablamos de una proyección profunda que busca enterrar un sentimiento y a su vez transmitirlo con todo su delirio. Así es como este poeta se dedica a crear sus obras, al ser más específicos hablo de aquellas canciones que denominamos “obras que nacen de un amor verdadero y puro”.

 
 

Hablamos de una figura irreal, imaginaria y fantástica, que a su vez se vuelve incorpóreo, Nicholas Edward Cave, mejor conocido como Nick Cave nació el 22 de septiembre de 1957 en Australia. Hijo, padre, hermano, artista, músico, cantante, escritor, compositor y actor, nos demuestra que lo mejor que sabe hacer es ser un poeta del ánima. Posee un tono barítono que vuelve el momento en algo tan inmaculado y emocional; nos vuelve vulnerables y nos desnuda ante el significado del arte. La vida y la muerte. La religión y el amor. Lo blanco y lo negro. La violencia y la tranquilidad.

 
 

Hoy quiero recordar a una obra que habla de esperanza, de otra forma de ver la vida y de un amor que en un punto encuentra la perfección. "Into My Arms" es la canción que escribió Nick Cave, en 1997 y que se desprende del disco The Boatman's Call . Para hablar de este punto de la historia no podemos dejar de lado a la emblemática banda, Nick Cave and the Bad Seeds, que se formó en 1983, luego de la desintegración de la banda que tenían Cave y Mick Harvey, the Birthday Party.

the Bad Seeds estaba conformada por Nick Cave, el multi instrumentista Mick Harvey, guitarrista Blixa Bargeld. La banda ha gozado de diferentes etapas, en las cuales hemos disfrutado de la demencia de Warren Ellis, el bajo de Martyn P. Casey, la guitarra de George Vjestica, las percusiones de Toby Dammit, la batería de Thomas Wydler.

 
IMG_9557.JPG
 

Siempre es importante buscar la inspiración y este álbum fue producto de un amor, que pertenece a la inspiradora musa, Polly Jean Harvey, que conocemos bajo su nombre artístico, PJ Harvey. Nick reflejó en esta obra lo que fue un nuevo amor, así como el dolor por la perdida de su padre, quien falleció cuando tenía 19 años, dejando grandes heridas en su alma, que tal vez y sólo tal vez una obra como esta le daría paz.

 
PJ Harvey: Corona Capital CDMX

PJ Harvey: Corona Capital CDMX

 

“The way I learned to fill this hole, this void, was to write. My father taught me this as if to prepare me for his own passing. To write allowed me direct access to my imagination, to inspiration and ultimately to God. I found through the use of language, that I wrote god into existence.”

En busca de la divinidad encontró en su imaginación la cura a un dolor infinito, encontró esa paciencia, ese amor y resignación al paso del tiempo. Encontró en las líneas de sus libros favoritos, la posibilidad de una intervención divina, los que lo llevaron a escribir este poema. “Into My Arms“ nos deja ver las carencias de su alma, nos deja sentir sus huesos desnudos que quieren romper esa piel arrugada, nos deja conocer por primera vez esa tristeza, ese dolor, esa desesperación y sobre todo el amor, convirtiéndolo en su deidad más grande. Es un Dios sin nombre, uno bondadoso, uno que le puso en sus brazos la habilidad de componer, uno que lo dejó conocer el dolor y que lo dejó sentir lo que es amar y ser amado de vuelta.

La existencia de una deidad es algo implícito en la mayoría de sus letras y es que Nick encontró el punto exacto para crear arte en lo que son los Salmos, que tratan directamente con la relación entre el hombre y la perfección. Podemos encontrar entre su poesía tintes de desesperación, anhelo, violencia, erotismo, brutalidad y amor.

 
 

Una tristeza profunda, acompañada de esperanza es lo que ilumina el paso en esta canción, el piano es lo único que necesita acompañar la fantástica voz de Cave. Lo he podido ver en vivo y puedo decir que al momento de interpretar esta obra, puedes sentir como trae de vuelta a todos sus demonios del pasado y los vuelve a sentir en cada nota que interpreta.

“The writer who refuses to explore the darker regions of the heart will never be able to write convincingly about the wonder, the magic and the joy of love for just as goodness cannot be trusted unless it has breathed the same air as evil.”

Erotographomania, es la enfermedad con que se diagnosticó a Nick Cave. Una enfermedad del alma, perfecta para un poeta como el. Nos habla de una necesidad de escribir letras de amor, un deseo por escribir poemas de amor, una sed incontrolable por una literatura erótica.

 
 

Escucharlo sólo me produce algo en mi ser y se trata de paz. Encuentro lo que tal vez el encuentra al hacer su música, necesito de esa catarsis para limpiar mi alma y para seguir mi camino, necesito sus velas para saber por dónde voy caminando. Es verdad que la música se acopla a las necesidad de cada persona, pero podría decir que se acopla a la necesidad de mi alma; una con esperanza por creer en algo infinito, algo que es más allá de lo racional y de lo emocional, algo que nunca he visto y que Cave tampoco. Algo en que nuestras almas necesitan creer, la existencia de lo divino retratado de la forma más pura, esta intervención es algo en la que ambos creemos.

 

“Into My Arms“

don't believe in an interventionist God
But I know, darling, that you do
But if I did I would kneel down and ask Him
Not to intervene when it came to you
Not to touch a hair on your head
To leave you as you are
And if He felt He had to direct you
Then direct you into my arms

Into my arms, O Lord
Into my arms, O Lord
Into my arms, O Lord
Into my arms

And I don't believe in the existence of angels
But looking at you I wonder if that's true
But if I did I would summon them together
And ask them to watch over you
To each burn a candle for you
To make bright and clear your path
And to walk, like Christ, in grace and love
And guide you into my arms

Into my arms, O Lord
Into my arms, O Lord
Into my arms, O Lord
Into my arms

And I believe in Love
And I know that you do too
And I believe in some kind of path
That we can walk down, me and you
So keep your candlew burning
And make her journey bright and pure
That she will keep returning
Always and evermore

Into my arms, O Lord
Into my arms, O Lord
Into my arms, O Lord
Into my arms

 
 

Boigrafía:

https://songoftheweekblog.com/2013/06/06/song-of-the-week-46-into-my-arms-nick-cave/