Contágiate con la buena vibra de Laura Guevara en "Calipso"

Contágiate con la buena vibra de Laura Guevara  en "Calipso"

Como parte de lo que será  su nuevo álbum, la cantante y compositora venezolana, Laura Guevara, sorprende con el lanzamiento de “Calipso” en colaboración con Alberto Arcas, cantante de los Okills,  tema que con un aire tribal nos pondrá a bailar y  mover el cuerpo con un mensaje importante de solidaridad, unión, libertad y amor para derrumbar los estereotipos y romper las cadenas de la segregación. 

(Frequency Mx)

Laura se describe a sí misma como ¨mística¨, y confiesa que esta canción es un impulso energético para la libertad interna y externa. Utiliza el ritmo del calipso, género musical del caribe,  para hacer un llamado a la conciencia sobre nuestra responsabilidad frente a la naturaleza y frente a nosotros mismos.  



En un mundo en el que las ideologías y la política nos distancian, que las diferencias generan división, intolerancia e irrespeto llega el Calipso para derribar todos los muros y recordarnos que aunque seamos distintos, son más las cosas que nos unen como humanidad que las que nos separan y son muchas las razones por las que tenemos que unirnos”. - Laura Guevara 

unnamed (2).png

El tema de Calipso se compuso hace varios meses  por la indignación de lo sucedido en la minería en el Amazonas venezolano. Recientemente el mundo se conmocionó por el incendio en el Amazonas, incendio ocasionado por la ambición desmedida de los seres humanos. “La canción dice esta tierra, agua y vida valen mucho más que el oro,   porque cuando nos demos cuenta que el oro y el dinero no se pueden comer, no pueden comprar un nuevo planeta, será demasiado tarde” comenta la cantautora, quien escribió Calipso como un acto de rebeldía frente a la inconsciencia y el egoísmo.

El tema  muestra el lado positivo, lleno de color,  vida, baile y de alegría, el videoclip fue dirigido por María Ruiz y la propia Guevara,  producido por Enjoy producción audiovisual en Ciudad de México y en Caracas, Venezuela, editado por Joy Castañeda y colorizado por Edwin Esmeral. El diseño del arte fue creado por el artista gráfico Manuel Rangel.