La importancia de atreverse a romper esquemas: Billie Eilish y Rosalía.

La importancia de atreverse a romper esquemas: Billie Eilish y Rosalía.

En el mundo de la música constantemente vemos surgir nuevos talentos, propuestas originales que no pasan desapercibidas. Sin embargo, es persistente el hecho de que muchas veces los ojos se mantienen en el mismo pop genérico que venimos escuchando por años. ¿Qué tienen en común Billie Eilish y Rosalía y cómo están revolucionando la industria por completo? Precisamente hablar de lo innovador dentro de su propio sonido y letras es la clave para entenderlo, así como algunos otros factores importantes tales como la cultura, la estructura musical, la atención mediática y por supuesto, la mercadotecnia. Independientemente de si eres fan o no del trabajo de estas dos chicas, es importante hablar de qué manera han influido para que el mundo entero preste atención a sus mensajes.

When We All Asleep, Where Do We Go?

Con tan solo 17 años y un álbum debut, Billie Eilish ha logrado posicionarse dentro de los primeros lugares en las listas de popularidad. Las redes sociales y los medios de comunicación han hecho que los ojos de todos se pongan en esta adolescente nacida en Los Ángeles, pero ¿Qué es realmente lo que la hace tan especial? En 2016, cuando Billie tenía solo 14 años, lanzó su sencillo “Ocean Eyes” en Soundcloud, volviéndose viral en toda la plataforma. Y es que en realidad, Billie fue educada en un ambiente completamente musical pues desde que era pequeña estaba familiarizada con muchos instrumentos y a una corta edad comenzó a tocar el piano, ukulele y componer sus propias canciones. Recibió educación en su hogar y esto hacía que tuviera más tiempo para enfocarse en el ámbito musical junto con su hermano Finneas O’Connel, quien tiene una gran importancia en la carrera y el éxito de Billie, pues juntos trabajaron y produjeron el álbum debut de Billie, When We All Fall Asleep, Where Do We Go? (2019).

 
 

Ahora, enfoquémonos en la estructura musical de sus canciones. Billie ha declarado en repetidas ocasiones que está en contra de la idea de encasillar su música en un solo género y que en realidad, odia ponerle géneros a la música. Sin embargo, dentro de su repertorio musical podemos encontrar sonidos como el pop, synth y electrónica, en conjunto a par de detalles que hacen la música de Eilish tan original: ella y Finneas no tienen miedo a experimentar con el silencio, pues a comparación de mucha de la música que se nos presenta actualmente, llena de sonidos extremadamente ruidosos, Billie parece ser completamente lo contrario, transmitiendo una impresión de calma y quietud en su voz, y ni hablar de los propios sonidos, pues van desde sintetizadores con una armonía constante, espacios en completo silencio que encajan a la perfección y ritmos más “movidos” que aún así te dejan con el sabor de boca de que estás escuchando algo diferente.

En cuanto a sus letras, es importante mencionar que exploran desde temas muy íntimos y controversiales, hasta cosas un tanto más raras. La depresión y la salud mental es algo que ella siempre trata de visibilizar en su trabajo, muchas canciones son un reflejo de la propia tristeza de Billie, lo cuál tiene mucho peso en el éxito de la cantautora si tomamos en cuenta que la mayoría de su público es una generación joven que ya no ven estos  temas como un tabú y se pueden expresar con más sinceridad. Por el contrario, hay personas que critican a Billie por tener vibras “demasiado oscuras”, personas que no pueden entenderla y terminan rechazando su trabajo, así que todo se divide entre quienes la aman o la odian.

La perspectiva que ella le da a ciertas canciones también tienen que ver con el contexto, por ejemplo algunos tracks que han tenido otros enfoques e influencias como “Fingers Crossed” que está inspirada en la serie The Walking Dead, en “Watch” habla de quemar el coche del chico que la ha lastimado. “Copycat” y “IDONTWANNABEYOUANYMORE” son canciones opuestas pero con conceptos similares, la primera habla de una chica que quiere ser idéntica a Billie y copiarle todo, mientras que la segunda es Billie mirándose al espejo con el deseo de dejar de ser ella misma.

 
 

La trascendencia que ha tenido Eilish en los últimos años es bastante importante, pues no sólo estamos hablando de su innovadora propuesta, sino los esquemas que ha roto en muchos contextos, no solo el musical. Las personas frecuentemente se preguntan por qué Billie solo utiliza ropa holgada y extremadamente grande, ella ha declarado que lo hace para que la gente no empiece a sexualizarla y la valoren más por su trabajo que por su aspecto. Y en realidad, eso es algo digno de admirarse pues en una industria donde la apariencia es desafortunadamente uno de los factores que las compañías y disqueras toman en cuenta como un requisito para triunfar, Billie, lo ha hecho sin necesidad de mostrarse a sí misma como algo que no es, desafiando las reglas que se han llevado a cabo por años y haciendo una crítica a lo que podemos ver tan frecuentemente en una sociedad que tiende a sexualizar sin medida a las mujeres, sobre todo a las artistas. 

¡Madre mía, Rosalía, Bájale!

El flamenco es un género que no ha sido siempre bienvenido en las listas de popularidad, de hecho, pocas veces se le había dado tanta atención como hasta ahora con la llegada de la catalana Rosalía, que con 25 años ha cambiado la perspectiva del mundo hacia el flamenco, fusionándolo con sonidos como el hip hop y trap. Con dos álbumes de estudio Los Ángeles (2017) y El Mal Querer (2018), comenzó a hacerse notar por su innovadora propuesta, conquistando a mucha gente alrededor del mundo. Su éxito la ha llevado a presentarse en los mejores escenarios del mundo tales como Glastonbury, Coachella y Lollapalooza, ha ganado dos Grammys Latino y ha abierto muchas fronteras que pocos artistas habían logrado. En realidad estamos hablando de un fenómeno más profundo pues Rosalía ha hecho que la música en español se visibilice más, que con tendencias y géneros como el reggaeton también han logrado. Recientemente su colaboración con J Balvin y El Guincho “Con Altura” han hecho que la atención mediática hacia ella sea cada vez más fuerte, con un montón de memes sobre su nombre y sonando prácticamente en todos lados. e video oficial de esta canción ha sido declarado el más visto en YouTube de todo el planeta.

 
 

Fuera de eso, el trabajo de Rosalía, musicalmente hablando, es muy completo y diferente pues la mezcla de tendencias actuales con los sonidos tradicionales del flamenco, que nacen entre la guitarra y las castañuelas, le agregan vida los sintetizadores que son una formula que vemos muy constantemente en la actualidad y  tienen un resultado bastante satisfactorio de escuchar. Su álbum El Mal Querer ha sido aclamado por la crítica y por muchos de los mejores artistas del mundo. Este álbum en sí, cuenta la historia entre un hombre y una mujer que se han casado y de pronto su matrimonio se convierte en una relación enfermiza llena de celos y maltratos, inspirada en un libro llamado El Román de Flamenca del siglo XIV. esta historia va adaptando una narrativa en cada canción que lleva una secuencia. En El Mal Querer cada canción es un capítulo: “Malamente - Cap.1: Augurio, “Que no salga la luna - Cap.2: Boda” y así sucesivamente. Las letras de Rosalía tienen un análisis que podría sumergirse en distintos temas cómo el amor, los celos y el dolor, pero la reflexión principal es si realmente la forma de querer ha cambiado desde el siglo XIV hasta nuestros días. En cuestión de estructura, El Mal Querer es casi una obra de arte y por lo mismo ha sido tan aclamado, pues la composición, los loops, coros, autotunes, las palmas y el mismo estilo vocal de Rosalía, hacen de El Mal Querer un exquisito viaje musical. Sus letras sin embargo, también tienen una intención de proyectar empoderamiento y resistencia femenina, como ella lo ha declarado recientemente en algunas entrevistas. La canción “Aute Cuture” que tiene un mensaje enfocado completamente en el poderío, incluso podemos ver a Rosalía explicando su significado en el video de YouTube de Genius.

 
 

Su más reciente sencillo “Fucking Money Man (Millonaria)” es algo excepcional, pues es una canción interpretada 100% en Catalán. Si este single entra a las listas de popularidad como la mayoría de sus canciones, estremos viendo a Rosalía hacer algo muy fuera de lo común, si tomamos en cuenta que los idiomas que dominan estas listas son casi siempre el inglés y el español únicamente, Rosalía prácticamente estaría haciendo historia con esta canción, más de la que ya ha venido haciendo en los últimos años. Muchas personas han estereotipado a Rosalía como “un producto de la mercadotecnia” pues cómo mencionábamos anteriormente su éxito mediático ha sido excepcional, la atención que se le ha prestado en redes sociales ha sido un total boom. Y claro, es entendible que la gente reaccione ante esto, pues su música no es para todos, pero lo que es bastante apreciable es que nos saque de nuestra zona de confort, que podamos a escuchar un género desde una perspectiva diferente  y a aprender a apreciarlo, pues no todos los días se cambian las reglas del juego. Rosalía es una artista con mucha presencia en el escenario. 

Trascendencia cultural y social

Cuando hablamos de Billie Eilish y Rosalía, no solo hablamos de dos chicas que han roto esquemas en una industria que sigue las mismas formulas esperando obtener los mismos resultados. Cuando un éxito suena en la radio, no es coincidencia que después salgan otras tres canciones con un ritmo y armonía musical similar, pues lo que tratan es seguir una tendencia que les de ganancias pero en realidad no crean nada nuevo. En una industria donde la realidad que nos pinta el capítulo de Black Mirror “Rachel, Jack And Ashley Too” (2019) o el personaje de Ali (Lady Gaga) en A Star Is Born (2018) parecen ser un triste espejismo de lo que les exigen a las artistas para “mantener su éxito”, dejando atrás su esencia y personalidad propia. Por eso es importante que propuestas como las de Billie Eilish y Rosalía sigan existiendo, que se rompan fronteras, que se visibilicen temas a los que no estamos acostumbrados a escuchar en la música y sobre todo, sorprendernos a nosotros mismos disfrutando de algo que ni siquiera sabíamos que nos gustaba. Que las generaciones actuales y futuras se sientan más identificados con ideas nuevas y no sólo con los estereotipos viejos que tienden a ofrecernos ciertos artistas y bandas. Que las plataformas y los espacios que se abren cada vez más para los artistas sean una oportunidad de llegar a rincones del mundo que ni siquiera se imaginaban, que se deje de limitar el desarrollo para hacer arte, porque para expresarse no hay una ecuación que debas seguir. Billie Eilish y Rosalía, de dos partes del mundo completamente diferentes, dos lenguas opuestas y un rango de edad un tanto alejado, pero ambas han sabido encajar a su manera de manera auténtica y muy personal. 

Melómana, fotógrafa, procrastinadora por naturaleza y amante de lo simple. Escribo sin rumbo alguno.