Us: Somos nuestro peor enemigo

Por: Mario Estrada

El cine de horror es uno de los géneros más interesantes, maleables e inherentemente cinematográficos, sin embargo es también uno de los peor representados.
Es un género lleno de intentos vacíos, fórmulas recicladas y decisiones poco inspiradas.

Esta es la razón por la que, para mí, es difícil encontrar una película de horror que genuinamente me guste, sin embargo, cuando un director toma un material y lo utiliza a su máximo potencial, aprovechando los clichés y las expectativas a su favor, es entonces donde el género te toma del cuello y no te deja ir.

A lo largo de las décadas nos hemos encontrado con joyas que trascienden la forma y la aprovechan para contar una gran historia, desde Nosferatu (1922) y Vampyr (1932) cuando el cine era apenas un arte nuevo, pasando por El Exorcista (1973), The Shining (1980), Possession (1981) y más recientemente, The Babadook (2014) y Hereditary (2018) el cine de horror ha demostrado su valía y ha ganado seguidores alrededor del mundo, pero es cuando un verdadero amante del género comienzo a realizar sus propios proyectos que presenciamos el arribo de grandes filmes modernos, como Get Out (2017) de Jordan Peele, película con la que recibió un óscar y la que sentó las bases del cine que vendría.

 
 

Este año Peele nos presenta Us (2019) una película que lleva su sello personal en todos lados, pero que denota más seguridad y confort en la silla del director.

 Us, cuenta la historia de Adelaide, una mujer con un pasado traumático, y su familia,  salen de vacaciones a la playa, sin saber que ese lugar traerá a la superficie antiguos miedos y manías, acrecentados por una amenaza latente que está por explotar.

 ¿Ambiguo?

Si, era la idea.

 Esta es una de esas películas en las que entre menos sepas de ella, mejor experiencia tendrás al verla.

 La película es interpretada estelarmente por Lupita Nyong’o en un papel que en principio aparenta ir hacia una dirección clara, cuando realmente va en una opuesta.

Carga la mayoría de la historia en sus hombros y lo hace con una seguridad y madurez que da gusto presenciar.

 Us juega con la temática de la dualidad desde sus elementos más básicos como repeticiones y reflejos, hasta los elementos más complejos, como dicotomías universales; el bien y el mal, la luz y la sombra, el blanco y el negro.

 
 

En esta película no hay un monstruo sin alma esperando a devorar a cualquiera, no existe el asesino serial cuya única motivación es matar, en esta película el antagonista es el personaje mismo.

Es aquella parte que ocultamos al mundo, aquella donde los pensamientos negativos, los resentimientos, el odio y la venganza residen.

 Peele toma lo que pudo haber sido una película de home invasion como cualquier otra y lo eleva a un campo más interesante.

 
 

En definitiva lo mejor de Us son la cantidad de interpretaciones que se pueden sacar de la película.

Desde si el título es un juego de palabras entre us=nosotros y U.S.=estados unidos, que si este o aquel personaje representa tal o cual ideología.

Sin embargo llega cierto punto donde la película nos presenta exposición sobre la trama, literalmente explicando el por qué de todo, cosa que a mi parecer está de más, ya que el ahorrárselo hubiera aumentado la intriga y la cantidad de interpretaciones en los años venideros.

 Ok, todo eso está muy bonito, pero..

¿Es una buena película de horror?

 Sí, sí y mil veces sí.

Si algo sabe hacer Jordan Peele es generar tensión y vaya que la película es tensa.

 
 

Ayuda mucho también tener uno de los mejores soundtracks en los últimos años y un gran uso de música popular.

 Ahora, algo que esperaba viniendo de Get Out era este juego entre comedia y horror que tanto le funcionó a Peele y que retoma aquí.
Comedia y horror no suena como cosas que deberían de juntarse, sin embargo no solo van bien juntas, funcionan para la narrativa.

 Us es una película tensa y entretenida, divertida y profunda, con grandes actuaciones y música.

Es una experiencia y una oportunidad de vivir un mundo distinto, es nuestro reflejo oscuro y violento mirándonos directo a los ojos.

¿O acaso nosotros somos el reflejo?

 
 

Nacido el 18 de diciembre del ‘94, Mario fue expuesto a una temprana edad al cine, cosa que forjó su niñez y se volvería su pasión más grande.

Comunicólogo de profesión, fotógrafo y cineasta independiente, Mario es un ávido consumidor de medios buscando brillantez en los lugares menos esperados.