20 AÑOS DE MEZZANINE

1998 parece un poco distante desde hoy. Sin embargo para muchos este año fue crucial para sus carreras, hablando del ámbito musical. Con el nacimiento de nuevas bandas o lanzamientos cruciales para algunos artistas ya consagrados, este año marcaba casi el fin de una década y que comenzaba a explorar los terrenos desconocidos del cambio de siglo.

Es así como ahora celebramos los 20 años de una de las obras maestras de Massive Attack, Mezzanine.

El tercer álbum de estudio la agrupación originaria de Bristol, Inglaterra fue lanzado un 27 de abril de 1998. Si, ese año en que Garbage lanzaba Version 2.0, Madonna exploraba una nueva faceta con Ray of Light y Metallica nos regalaba Garage Inc. A pesar de que los mencionados anteriormente no son punto de comparación, empezando simplemente por los géneros, Massive Attack se hizo espacio entre todos para entregarnos uno de los mejores álbumes de 1998.

Si bien la agrupación ya se había convertido en un referente al ser los creadores del trip-hop con sus 2 anteriores entregas, Blue Lines (1991) y Protection (1994). Con Mezzanine llegaron a reclamar la corona, entregando un disco denso y obscuro; como lo que ya venían trabajando desde hace 7 años, pero que de cierta forma se veía más pulido. Apoyándose en diversos géneros como Rock Alternativo o Soul, y que crea una sensación etérea, con líricas más poéticas y una producción impecable.

 
71mFt4ktPZL._SL1242_.jpg
 

Es un álbum variado por naturaleza, ya que cada canción representa un mundo diferente, sin embargo conviven perfectamente para entregarnos un universo concentrado en una experiencia de 1 hora y 3 minutos.

Con sampleos de Led Zepellin, The Velvet Underground y Manfred Mann en “Man Next Door”, “Rising Son” y “Black Milk”, respectivamente, Massive Attack genera un ambiente musical variado y que lo diferencia de sus 2 álbumes previos.

En tema de voces podemos contar con la presencia de Horace Andy, quien también ya había participado en Blue Lines y Protection, Sara Jay y Elizabeth Fraser, quien da vida a “Teardrop” uno de los temas más emblemáticos del álbum y que en un principio, se pensaba fuera interpretado por Madonna, sin embargo, por elección de Grant Marshall y Robert Del Naja se quedó con Fraser.

Después de la publicación del álbum, la respuesta del álbum fue abrumadora, tanto con los fans como con la crítica especializada, quien se encargó de nombrarlo como una joya musical. Haciendo así que Massive Attack, tuviera un impacto global aun más grande. Lo que en un principio y que a otros artistas les cuesta trabajo, al experimentar y cambiar un poco el rumbo, a Massive le sentó muy bien para definir en lo que se convertiría la banda en un futuro.

A pesar de esto, Andrew "Mushroom" Vowles abandona la agrupación, dejando así a Massive Attack a cargo de Marshall y Del Naja, la razón de la separación se debe a las diferencias creativas que trajo consigo Mezzanine.

Es innegable el legado musical que nos ha dejado Mezzanine, álbum que sin importar que haya sido lanzado hace 20 años, sigue resonando en varios rincones. Desde los fans que lo recuerdan con gran gusto, hasta las producciones que lo usan en su soundtrack, como la serie Daria, la película Matrix y no me dejarán mentir, el intro de Dr House es recordado por “Teardrop” mientras pasan esas escenas de radiografías y dibujos técnicos de medicina.

20 años se dicen fácil, pero para permanecer como referencia con un álbum como Mezzanine es todo un reto que Massive Attack ha llevado sin problema y que ahora festeja. Dejando así una producción que ha sido referencia para nuevas promesas  de la música y en los cuales escuchamos cierta inspiración (como James Blake, FKA Twigs y Young Fathers). Sin importar la referencia a los años 70’s que conserva el album, la separación de Mushroom de la banda y la sobrevivencia al cambio de siglo. Mezzanine se convierte en esa obra maestra atemporal que no importa cuando la escuches, se adapta y enamora a quien la esté escuchando.