El ajetreo de la ciudad ha desgastado a 'El Alma'

El ajetreo de la ciudad ha desgastado a 'El Alma'

Novo Amor

12 de marzo del 2019/ Foro Bud light

Fotos: Arturo Trejo

Texto: Priscila Núñez

Hay días que el levantarse de la cama parece una tarea imposible e impensable.

Los días pesan sobre los hombros, el trabajo doblega el espíritu… personas drenando personas…

Afortunadamente existe el arte y la música y personas que se entregan tan irremediablemente a ambos como Ali Lacey que cuando toma su guitarra se convierte en Novo Amor.

El Alma llega al concierto sin saber mucho de la existencia de ese otro ente. Su única referencia es que la calidad celestial de su música es similar a la de Bon Iver, James Vincent McMorrow y Jónsi de Sigur Rós; pero no sabe qué esperar de esa velada.

Primero, Gia Margaret se apodera del escenario y su voz se vuelve omnipresente, cala en los huesos, abraza a El Alma, la saluda, le da la bienvenida y le pide que se deje llevar. Le asegura que esa noche será mágica y que le sanará las heridas, que la transportará al bosque y la pondrá en contacto con su divinidad. El Alma, que al inicio iba temerosa, se anima y da ese salto de fe.

 
 

Después de un par de canciones, parecía que Gia había presentado a todos los que estaban en el Foro Bud Light entre sí y una extraña sensación de hermandad invadió el espacio.

Cuando Novo Amor subió al escenario, comenzó a rasguear la guitarra y cantó el primer verso de “Emigrate”, El Alma puede jurar que en ese preciso momento, fue testigo de magia, magia pura, porque de pronto los problemas se los llevó el viento y el tiempo se convirtió en agua.

 
 

¿Cómo es posible que la vida no los hubiera presentado antes, que El Alma no se hubiera encontrado con Ali antes en su camino? Y más importante aún, ¿cómo es posible que se pueda sentir tanta empatía, simpatía y sincronía con un desconocido?

Con los ojos cerrados Ali y compañía se entregaban a su música, verlos era como ver una criatura mitológica respirar. Él podría haber estado hablando en una lengua muerta y El Alma le hubiera entendido de igual manera. Se trataba de un espectáculo sincero, íntimo, de esos que hacen falta para sobrevivir el día a día.

En la galaxia hay música para todo, para bailar, para cantar, para brincar, para olvidar, para llorar y para meditar. Anoche El Alma danzó de una emoción a otra, de un recuerdo a otro, de sentimiento a sentimiento.

 
 

El arte no tiene misterios para Lacey, es un hechicero creador de atmósferas con ayuda de cuerdas. Su sonido es ese abrazo que te recuerda que al final todo estará bien, que la vida siga, que todo pasa.

La música de Novo Amor era luz y atravesó las grietas del corazón de El Alma para curarlas. No cabe duda de que las cosas pasan por algo y cuando lo hacen suceden de la forma en la que tenían que hacerlo. Al final, El Alma se fue con la sensación de haber renacido de entre las cenizas y el anhelo de que el destino vuelva a ponerla frente a Ali una segunda, una tercera y una cuarta vez.

 
 

 

Setlist:

“Emigrate”

“Birthplace”

“Utican”

“Anniversary/13494”

“State Lines”

“Carry You”

“Embody Me”

“Holland”

“Colourway”

“Sleepless”

“Seneca”

“Anchor”

“Repeat Until Death”

“Terraform”

“Alps”

“From Gold”