La brutal e imponente edición del CMD Fest

CMD_F 2019

28 de septiembre de 2019/ Frontón México

Texto y Fotos: Jesús Blanco

Como ya sabemos, para esta segunda edición el CNTRL Fest pasó a ser el CMD Fest, pero no por eso perdió la identidad, mucho menos la calidad. Este año la sede fue el Frontón México, el cual se vio teñido por el predominante color negro y abrumado por la energía y elegancia de los actos que albergaría esa noche su escenario, mismo que nos permitiría una experiencia más íntima al poder estar en el punto más lejano a tan solo 30 metros.

El encargado de dar inicio a las actividades del CMD fue Arnaud Rebotini, quien de principio a fin nos impactó con su sonido, unas secuencias bastante agresivas, la intensidad de su show y por supuesto el porte y presencia sobre el escenario que se vio adornado con la portada de su EP Pagan Dance Move, hicieron de la presentación del francés una de las más brutales, épicas e importantes del festival.

 
 

Poco a poco el evento iba tomando forma y aunque aún era muy temprano cuando el primer acto había concluido ya se veía a un gran número de asistentes en la pista del Frontón.

Para entonces todo estaba listo y fue aquí cuando Xeno & Oaklander aparecieron con su sonido un tanto minimalista para continuar con la tremenda fiesta que Noiselab organizó.

 
 

Justo en este punto de la tarde el Frontón lucia totalmente lleno, lo que dejaba muy claro que sin duda el siguiente show era uno de los más esperados del CMD Fest, fue en punto de las 4:20, sí, 4:20 pm cuando Boy Harsher subió al escenario y tomó el control. Entre luces rojas y azules, fiel al estilo del duo y su peculiar sonido oscuro se dio la combinación perfecta para dar paso a uno de los momentos estelares del festival.

Fue realmente una bomba el show de Boy Harsher pues al estar completamente lleno, en su totalidad el Frontón se convirtió en una pista de baile, el público no dejó de mover la cabeza al ritmo de cada una de sus canciones. Sin duda nos presentaron un show muy amplio en el que pudimos escuchar canciones de su más reciente álbum como “Westerners” y por supuesto todas nuestras favoritas como “Fate”, “Tears” y “Pain”.

 
 

Con un gran trabajo en la producción del festival, otro gran acierto fue el reingreso durante todo el evento, lo cual lo hizo bastante dinámico; el tiempo fue pasando y en esta ocasión tendríamos la oportunidad de ver y escuchar a The Golden Filter quien dejo ver su enorme categoría al realizar una ejecución perfecta y dejar en fuego el escenario.

 
 

Llegaría justo para este momento de la tarde-noche otro de los que consideramos fue un punto crucial y estelar del CMD y este fue nada más y nada menos que la presentación de Adult., el duo conformado por Nicola Kuperus y Adam Lee Miller.

Con su tremenda energía y potencia en cada uno de sus sonidos hicieron retumbar cada rincón del foro y fue uno de los actos de esta edición que sin duda se convirtió en uno de los favoritos de los asistentes, quienes para esta hora volvieron a abarrotar el Frontón.

 
 

Con un line up de primer nivel, el talento mexicano tenía que hacer acto de presencia con uno de los más grandes exponentes del género, Ramón Amezcua, mejor conocido como Bostich, ofreció un gran set muy apegado a la línea que el festival marcaba.

 
 

Decidimos tomar un break luego de la participación de Ramón y recorrer un poco el Frontón en donde pudimos ver a miembros de Xeno & Oaklander, Boy Harsher, Adult y a Arnaud Rebotini caminando muy tranquilamente por el lugar mientras hacían felices a algunos fans que lograban conseguir la foto con ellos.

Volvimos más tarde, justo cuando Daniel Miller concluía su presentación y justo a tiempo para contemplar el enérgico show de Nitzer Ebb, con una alineación un poco más extensa de lo que habíamos podido ver a lo largo del día, el cuarteto se apodero por completo del foro y así mismo de todos los asistentes a quienes dejo atónitos con semejante calibre de espectáculo.

 
 

Nos encontrábamos a tan solo dos actos de despedir esta majestuosa edición del CMD Fest, el reloj marcaba las 12:50 am y con esto llegaba el momento exacto de presenciar la épica presentación de TR/ST quien con un set monstruoso hizo completamente suyo el Frontón México.

La tremenda fiesta aun no llegaba a su fin, se prolongaría por un rato más con la actuación de Kap Bambino, quien sería el encargado de terminar con la actividad y dar clausura a esta brutal e imponente edición del CMD Fest.

Siempre tajante, al igual que la esencia del samurái.

Azul es todo.