Vox Lux

 “They wanted a show, I gave ‘em a show”

 

A lo largo de la historia del cine, las historias sobre el espectáculo y la farándula siempre han estado presentes.

Vidas llenas de lujos, vicios, dinero y excesos en todos los sentidos.

Más comunes aún, son las historias de gente ordinaria que, por azares del destino, terminan inmiscuidas en un mundo hostil.

El nacimiento de una celebridad.

Como una de las nuevas propuestas dentro de esta rama de historias nos llega Vox Lux (2019) del actor, y ahora director, Brady Corbet, quien para realizar su visión se acompañó de Natalie Portman para el papel de la superestrella pop ficticia Celeste y de Sia para el soundtrack.

Nada mal para su segundo largometraje.

¿Y qué tal está?

¿Que no es como esa de Lady Gaga?

Bueno, comencemos.

(Yup, voy a hablar también de A Star Is Born (2018) de Bradley Cooper y Lady Gaga; pero todo en su momento)

Vox Lux se divide en dos mitades.

Comenzando con una secuencia magistral, se nos muestra a Celeste, Raffey Cassidy a quien vimos en 2017 en The Killing of a Sacred Deer, como una superviviente de un evento trágico, el cual la posicionará en el ojo público y fungirá como el catalizador para su fama, y también para su corrupción.

Durante su proceso de cambio adolescente común - estrella pop será apoyada por su representante y su hermana mayor Ellie, interpretados por Jude Law y Stacy Martin respectivamente.

En esta primera mitad conocemos a una adolescente obligada a crecer intempestivamente y a la relación entre dos hermanas unidas por la tragedia.

 
 

Es en la segunda mitad cuando Natalie Portman entra en escena como una Celeste adulta, en la cima de la fama y a punto de estrenar su más reciente trabajo discográfico.
Aquí Portman interpreta a una mujer libre, desenfrenada, grosera, perseguida por paparazzis y reporteros de tabloides; contrastando su estado mental, emocional y su relevancia en la cultura pop con la primera mitad.

Leyéndolo así tal vez no suena como algo particularmente “fresco” sin embargo lo que de verdad hace que Vox Lux sea una cinta interesante es el estilo que Corbet le imprime, reminiscente a Haneke o Von Trier, directores con los que ya ha trabajado antes en su carrera como actor.

Si bien la película habla de la fama y de su lugar en la sociedad, lo hace de una forma cínica, desde la comparación entre celebridades y terrorismo, fanatismo y el culto a la personalidad de gente que no tiene nada particularmente “bueno” que ofrecer.

La vida de Celeste se ve transformada por las grandes corporaciones, las agencias de relaciones públicas, managers, coaches de baile, la prensa y el dinero, fracturando todas las relaciones reales de la protagonista.

Si bien es un tema interesante y relevante, el problema con la cinta es que comienza de forma maravillosa pero no mantiene el momentum y pierde la mayoría de la fuerza.

Así mismo, el final es uno de esos finales que causarán conflicto entre los espectadores, yo incluido, pues no se siente como una conclusión, sin embargo es un final que abre una conversación y presenta un continuo, un ciclo que más que ser espectacular termina por ser frío, tétrico y atemorizante.

 
 

Otra de las cosas que ayudan a cimentar el mood general de la película es el soundtrack de Sia y el score de Scott Walker, los cuales proponen sencillos pop originales, algunos sinceros y realmente bellos como Wrapped Up y otros plásticos, repetitivos y carentes de emoción, todo esto apoyado con el score de Walker que pasa de ominoso a ligero y de regreso con una facilidad aplaudible.

Un punto más que debo tocar es que a pesar de tocar temas fuertes y controversiales, Vox Lux llega a ser una cinta realmente graciosa por momentos.

Si, tal vez se trate de un humor negro y nihilista, pero ayuda a equilibrar un filme que se sentiría demasiado pesado de otra forma.

Ahora si, A Star Is Born.

Si, Vox Lux puede tocar temas parecidos a la película de Cooper, sin embargo algo que, a mi parecer, la eleva sobre ella es la ejecución y el mensaje.

Si, Vox Lux es más “artsy” desequilibrada e inconsistente, pero prefiero un arriesgue como este a un remake “a la segura” predecible y que peca de estar bien a secas.

(Nope, no fui el más fan de A Star Is Born, me pareció bien cuando la vi, pero creo que no merece todo el hype que está recibiendo)

Vox Lux es una película distinta, que habla sobre el culto a personas cuando no se le rinde culto a nada más; habla sobre la corrupción del espíritu y la industria musical como no más que una fábrica que produce y vende.

Explora relaciones de poder entre hermanas y su evolución, así como la maternidad y el efecto de la fama de un padre sobre un hijo.

 
 

En definitiva es una cinta interesante que vale la pena aunque sea solo por el inicio.

No es la mejor del año, pero si es la clase de experimento que debemos de seguir apoyando en una industria que más y más veces nos entrega productos creados por comité, masticados y digeridos para que la audiencia no tenga que pensar mucho.

Nada mal para un segundo largometraje.

Veamos que nos tiene preparado Corbet en el futuro.

Mientras tanto, pueden escuchar las canciones de Sia para la película en spotify justo ahora.

Nacido el 18 de diciembre del ‘94, Mario fue expuesto a una temprana edad al cine, cosa que forjó su niñez y se volvería su pasión más grande.

Comunicólogo de profesión, fotógrafo y cineasta independiente, Mario es un ávido consumidor de medios buscando brillantez en los lugares menos esperados.