"I don't know where I'm going from here, but I promise it won't be boring."

“Bowie hypnotised me”. “Maybe it was partly the LSD and partly the yoga I'd started doing. But I had my brain wide open. And there was a little vibe of my friend Syd Barrett in there, too. When we started to talk he was very intrigued by Syd.”

Han transcurrido más de 50 años desde la primera sesión fotográfica que le hizo Mick Rock al deslumbrante, Syd Barrett. Años después empezaría una carrera en la industria de la música al documentar el glam rock logrando contar la historia de iconos del género entre ellos, David Bowie, Lou Reed, Iggy Pop, Queen, Blondie, Mötley Crüe, the Sex Pistols, Snoop Dogg, the Yeah Yeah Yeahs entre otros.

La primera vez que Mick Rock conoció a David Jones, fue realmente encantador, una energía positiva desde el principio; lo primero que David le dijo a Mick fue, "me gusta tu nombre".

Rock tuvo la oportunidad de irse de gira con Bowie en 1972. Durante la creación del álbum, Hunky Dory. David emprendió un camino de paz, dando sus primero pasos dentro del Budismo.

Dicen que a la hora de construir el mundo de alguien que admiras, algunas veces el camino es convertirse de alguna forma en el objeto deseado, así fue como lo proyectó Rock:

“By the end of it, he almost became Ziggy. Became trapped in the character.”

STARMAN es la exposición que llegó a México para exponer el trabajo de Mick Rock capturando a David Bowie, principalmente durante su faceta como Ziggy Stardust. Esta es la forma en que podemos conocer más del hombre que llegó a conquistar la Tierra y partió al cielo para unirse al firmamento y ser eterno.

 
 

Marcando los corazones de toda una generación y encantando a los nuevos y los que quedan por llegar. Esta es una forma de sentir a Bowie, de conocerlo mediante las fotografías retadoras, donde puedes sentir que te mira, que te habla, que se divierte de estar ahí a tu lado; sin duda lo que logró Mick con su lente fue proyectar la verdadera esencia del artística, desde la forma más íntima hasta la más obvia, llevándonos de la mano a sus momentos de gloria, enseñándonos que el rosa en verdad le quedaba muy bien, que el color rojo de su cabello fue el más representativo de su carrera, que lucía esos trajes mejor que nadie. Creo que la clave estaba en la seguridad y en hacer las cosas por que así las sentía.

 
 

David Bowie, no hay día que no te extrañemos, no hay día que no te escuchemos o sonriamos al ver una foto tuya en redes, pero siempre sabremos que estarás en el firmamento, haciendo historia como el hombre que se convirtió en polvo de estrellas.