Música incidental de cine hecha por rockstars

Música incidental de cine hecha por rockstars

Por: Karla Arlette Peña

En la actualidad, múltiples melodías se han convertido en el referente inmediato para reconocer una película. Si quieren aludir a Harry Potter, basta con tararear el tema principal del filme, compuesto por el gran John Williams. Lo mismo pasa con películas como The Lord Of The Rings, Back To The Future, Jurassic Park, Star Wars y demás piezas cinematográficas cuya música ha contribuido a que se coloquen en la memoria de la gente y la historia del arte. Todos alguna vez hemos llorado o sentido un golpe de emoción con alguna escena de una película y les aseguro que fue, en gran medida, gracias a la música. Más que un acompañamiento sonoro, el score es un requisito indispensable para, por ejemplo, transmitir el pensamiento de algún personaje, entender su carácter, psicología y, por supuesto, permitir que una conmoción se manifieste, sea del tipo que sea. 

Nombres de compositores que forman parte del gremio, hay muchos: Hans Zimmer, Alex North, James Newton Howard, Max Steiner, Nino Rota, Alexandre Desplat, John Williams, Danny Elfman, Carter Burwell, Alan Silvestri, Alan Menken, Michael Giacchino, Ennio Morricone, el ya mencionado John Williams, Howard Shore… Pero existe otra lista que considero pertinente destacar, ya sea porque se está volviendo una tendencia y/o porque puede mostrar lo multifacéticos y talentosos que son algunas personas del medio artístico: la de músicos que, además de tener un lugar importante dentro de un género popular, han realizado música incidental para cine.

Acá les van un par:

Nick Cave/Warren Ellis

Seguro los amantes del rock experimental y post-punk están familiarizados con Nick Cave & The Bad Seeds, la calidad escritural de Cave es un elemento que uno no puede dejar pasar cuando escucha sus canciones. Sin embargo, una faceta no tan conocida de él y de Ellis, también parte de la agrupación, es la de composición de música para cine. Ambos fungen como equipo y han compuesto scores que demuestran que no se necesita contar con una especialización para regalar composiciones memorables a un filme. El trabajo de ambos en The Assessination of Jesse James By The Coward Robert Ford (2007) y The Proposition (2005) es considerado uno de los mejores del presente siglo. Sus reminiscencias de música tradicional estadounidense son una belleza, además del carácter melancólico que tienen la mayoría de sus composiciones.

 
 

Trent Reznor

Pocos músicos han destacado tanto en el medio como Reznor, multinstrumentista estadounidense, productor y líder de la banda Nine Inch Nails. Es considerado uno de los músicos más influyentes de la época y su trabajo en el cine le ha dado un Golden Globe y un Óscar, ambos por su trabajo en The Social Network (2010), que compuso junto con Atticus Ross, productor, gran amigo de Reznor y equipo cuando se trata de ésta área musical. Ambos han revolucionado la composición de música incidental al dejar a un lado la orquestación y dar cabida al dark ambient, la electrónica y al rock como base de las composiciones.  Entre otros proyectos, también realizó la música para Gone Girl (2014) y The Girl With The Dragon Tattoo (2012).

 
 

Josh Homme

Lider y vocalista de Queens of the Stone Age. Está de más hablar del talento y la figura que representa en el rock actual. Su voz y manera de componer música lo han colocado en un pedestal dentro de la industria, lo que muchos desconocen es que recién ha iniciado una nueva faceta y se está incursionando dentro del género de la composición para cine. In The Fade (2017), película alemana ganadora al Golden Globe como Mejor Película Extranjera en la premiación del presente año, fue su primer proyecto, él compuso el score

 
 

William Butler

Miembro de Arcade Fire, en 2013 colaboró junto con Owen Pallett, compositor que se ha encargado de realizar arreglos de cuerdas para varias canciones de la banda, para realizar el score de la película Her, donde Arcade Fire interpreta la música. Su trabajo le valió una nominación a los premios Óscar en la categoría Mejor Partitura Original y, aunque no ganó, el score es entrañable para muchos de nosotros, sobre todo porque permite introducirnos extraordinariamente en la mente y emociones de Theodore, protagonista del filme. La experiencia de ver la película se torna única gracias a las piezas musicales.

 
 

Jonny Greenwood

Guitarrista de Radiohead, probablemente el músico más virtuoso de todos los que he mencionado. Uno de los puntos que tiene a su favor es que domina múltiples instrumentos, incluidos la viola y el piano, los cuales le permiten tener un amplio conocimiento de música orquestal. Desde 2003 ha fungido como compositor de música incidental para cine y ha demostrado ser uno de los mejores. Su primer trabajo relevante fue el score para  There Will Be Blood (2007), que lo puso en la mira y le dio renombre al ser comparado con compositores de la talla de Bernard Herrman. Aunque ha participado en otros filmes de peso, como The Master (2012), apenas recibió éste año su primera nominación al Óscar por su trabajo en Phantom Thread (2017), su más ambicioso hasta ahora: sus influencias de compositores de música clásica son muy notorias, tanto así que uno puede llegar a pensar que muchas de las piezas no son música original, sino tomadas de Mahler o algún otro compositor del siglo XIX. La sensibilidad que destila su música es única y ha demostrado ser capaz de dominar la composición orquestal a la perfección.

 
 

Dejo fuera otros artistas que para muchos van a sonar totalmente familiares, como Daft Punk, Air o cualquier otro que pueda cruzar por su mente. Por lo pronto les doy cinco nombres para que se acerquen a otra parte de su trabajo, siempre es bueno conocer más acerca de músicos que demuestran que el ejercicio del rock tiene sus  diferentes matices y, aunque sus composiciones carecen de la complejidad que ofrecen músicos que estudiaron estrictamente para la profesión del cine y son magnates en la industria, demuestran que eso no significa que no logran construir obras bellas que pueden participar en el ejercicio. Quién sabe, quizá están formando un nuevo canon que se va a consolidar próximamente y trazará (más) el rumbo de la música que escuchamos cada que disfrutamos una película o algún otro material visual.

Pseudoliterata, melómana y amante del arte clásico. En mi próxima vida quiero ser la reencarnación de Dmitri Shostakovich, Isabel de Baviera, Thomas Mann o María Callas.