La cuarta temporada de Black Mirror

Estoy hablando de la serie que puso a todos en alerta, fascinados por cada capítulo, que a pesar de la distancia en años del desarrollo de nuestros personajes y su entorno, sentímos que en muchas cosas nos era familiar.

Black Mirror está de regreso en Netflix, para recordarnos que tan aterrado debes de estar por la sociedad en que habitas, construyendo una vacía perfección para así poder ser ‘aceptado’, todo esto apoyado por la tecnología que se vuelve tu peor enemigo.

Recordando a la serie británica, creada por Charlie Brooker y producida por Zeppotron, siendo que cada episodio tiene un diferente cast, una diferente hisoria, pero manteniendo la esencia de un futuro cercano, donde podemos visualizar a un Presidente teniendo sexo con un cerdo, a un hombre creado por no superar a una persona, la maldita perfección en las redes sociales, ¿qué les dice su Instagram el día de hoy? 

Es momento de hablar de la tan esperada temporada cuatro.

La ventana se activó señalando que habían nuevos episodios, el primer capítulo fue “USS Callister”, dirigido por Toby Haynes, con las actuaciones de Jesse Plemons, Cristin Milioti, Jimmi Simpson, Michaela Coel. Siempre uno de los elementos más fuerte de la serie es la melancolía, que la plasma en los inmortales personajes, los geniales soundtracks y esta no fue la excepción, con recuerdo de lo que fue Twilight Zone, nos llevó a recordar el universo de Star Trek. Cambiando a nuestro elemento principal ( lo que somos y lo que anhelamos ser), esto es básico en los seres humanos, y así es como este episodio nos muestra las dos realidades de los seres humanos, uno que probablemente es más doloroso, vergonzoso o algo vacío y el otro que es la mente del comandante Callister, un sujeto que en la vida real es low profile, a pesar de ser tan brillante como para crear un cosmos. El busca verse como el macho alfa, el inteligente capitán que dirige a una tripulación y tiene el poder de controlar la vida de 'insignificantes humanos'.

¿Cuántos desearían poder escapar de su realidad de vez en vez?

 
 

Empezamos con el segundo episodio, hablando del más polémico, no precisamente debido a las buenas críticas, este es el mundo llamada, “Arkangel”, con la dirección de Jodie Foster y en el cast: Rosemarie Dewitt, Brenna Harding, Owen Teague.

¿Cuál es uno de los principales terrores en la vida?

-Fácil.

- La muerte

Así que este capítulo nos engancha poniendo a prueba uno de los lazos más fuertes que es el dar vida a otro ser humano, como diría el universo de Blade Runner 2049, lo que nos hace humanos es dar vida. Arkangel es un nuevo programa de protección para los hijos, ¿qué te permite?, saber qué ven, dónde están, cómo está su salud y todo eso puedes determinar en qué cantidad.

Seguimos a nuestra madre, Marie (Rosemarie DeWitt) y a su hija llamada Sara(Brenna Harding) quien tiene implantado el chip para control parental (Arkangel). Esto se supone llega a su climax cuando la madre deja de usar el chip y decide que es momento para que Sara tenga una vida normal, acto seguido esto obviamente no sucede, la espía y encuentra cosas 'normales' en la vida de cualquier adolescente, hablando en especial del sexo. La mamá se da cuenta de que su hija está embarazada gracias a la aplicación, así que decide que aborte a su hijo mediante una pastilla.

 3,2,1 polémica.

 
 

Tercer episodio, tenemos a uno de los mejores a mi gusto, “Crocodile”, dirigido por John Hillcoat y cuenta con las actuaciones de Andrea Riseborough, Andrew Gower y Kiran Sonia Sawar.

Tenemos como primera escena a una pareja, Mia, quien se ve envuelta en un accidente automovilístico en donde un ciclista muere. Ella y su pareja de aquel tiempo, Rob (Andrew Gower) habían estado bebiendo y drogándose antes de que el hecho ocurriera, siendo que aventaron el cuerpo y así dejaron esta historia.

#IKnowWhatYouDidLastSummer.

#EsoNoPasó

15 años después ella se convirtió en una mujer exitosa, con un esposo y un hijo, mientras que Rob decida hablar con la verdad y decirle a la esposa del ciclista lo sucedido en una carta. Esta sin duda es una decisión difícil para vivir, sabiendo que dejaste a alguien sin vida en el camino y más aún ocultarlo a todo el mundo. Lo que hace fascinante a nuestra historia es que en el tiempo la tecnología es de gran ayuda, siendo que ahora hay un aparato llamado 'Crocodile'  que se encarga de regenerar los recuerdos muertos de las persona. ¿Brillante no lo creen? y es evidente lo que sucede después, alguien descubre lo que pasó con Mia y ella para proteger su vida se vuelve en un peligroso depredador, asechando a sus víctimas sin importar lo que cueste, incluso pasar por la vida de una bebé

¿A qué tanto estas dispuesto por conservar una vida perfecta?

 
 

“Hang the DJ”, uno de los episodios más hermosos e inspiradores que he visto en años, este capítulo fue creado por el director, Tim Van Patten y en el cast tenemos a Georgina Campbell, Joe Cole y George Blagden.

Frank (Joe Cole) y Amy (Georgina Campbell), son nuevos miembros en esta aplicación de 'citas del futuro', quienes como su primer movimiento son enviados a su primer encuentro en una cena, todo esta predestinado por la aplicación así que NO te tienes que preocupar por absolutamente nada, solo esperar por tu otra mitad; esta ocasión les asignó estar juntos por 12 horas.

¿Qué sigue? seguir buscando, saliendo, conociendo, odiando, tolerando, añorando por la persona perfecta. Estos personajes son el vivo ejemplo de lo que se siente, de lo que se vive en una relación a la podemos llamar 'verdadera', dejemos de lado el éxito en una pareja, ya que eso es algo de perspectivas, es mejor sentir por doce horas que toda una vida llena de vacío.

Amy y Frank, no son perfecto son más humanos que todo el programa de Black Mirror, que toda esa tecnología que los obligó a desconectarse de su lado más humano, de sus sentimientos, siendo que el cuerpo humano está formado de 21 órganos, en este universo parece ser que están integrados de 22 (sumando a la tecnología), esta es una aplicación con 99.8% de casos de éxito; una moda en el universo de BM es sin duda crear mundo sobre otros como lo es “San Junipero”, el amor triunfa al final, así es en este caso, quienes después de desafiar el sistema y brincar la barrera una vez más... la tecnología supero al humano.

#TodoPasaPorUnaRazón

 
 

Llegamos a una hermosa narrativa a nombre de “Metalhead”, dirigida por David Slade y con las actuaciones de Maxine Peake, Jake Davies y Clint Dyer.

Una historia post-apocalíptica en algún lugar de la Gran Bretaña, no se explica por qué está así, qué le pasó a la población o por qué las máquinas dominan el mundo, se puede pensar en una especia de I Robot, que en punto como Blade Runner, nos demuestra que debemos de temer a lo que creamos, ya que estamos jugando a ser Dioses.

Al inicio tenemos una comparación a los cerdos con la parte humana, al decir que es denigrante ir por la vida a la misma altura que el ano, ¿Qué clase de sociedad es esa?, a la que responden una igualitaria. Nuestra protagonista, Bella (Maxine Peake) está luchando por su vida, por mantenerse respirando huyendo del arma letal quien es denominado “Metalhead” que es una especia de perro, un robot, con grandes habilidades de exterminar a la raza humana, prácticamente indestructible, pero como el hay cientos, manteniéndonos los 40 minutos a espera del final.

 
 

Para despedirnos de esta diversa temporada cerramos con broche de oro, hablando del capítulo sexto en la lista, “Black Museum”, dirigido por Colm McCarthy y en el cast tenemos a Douglas Hodge, Letitia Wright y Babs Olusanmokun.

Es sin duda el episodio más completo, en el cual podemos pensar que todo va dirigido a una onda racista por el humor del guión, sin embargo nos va llevando a diferentes micro cosmos, comenzando por la cabeza lectora, la cual te permite sentir el dolor sin tener repercusiones físicas, una especie de exitación para alcazar el nirvana deseado, otro interesante es el artefacto más humano que hemos visto en toda la serie, un oso de peluche, en el cual permite almacenar a una persona no de forma física, solo la parte cerebral, es una forma de seguir viviendo sin necesidad del cuerpo humano (que sí enferma), recordando nuevamente el episodio de la temporada tres, “San Junipero”, en el cual tienes una muerte física y tu mente recrea la mejor versión de ti para poder vivir en lo que parece ser un edén.

Llegando a la parte más fuerte que es la avaricia y el dolor que causamos a las personas, sin importar nada, esto es algo que muchas veces hacemos a nuestra persona, por permanecer en un lugar, por estar con personas que no se quiere, todo por un final económico (un poco de placer instantáneo).

mantener la esencia de una persona en un holograma, a cambio de dinero (que se acaba), para tener de por vida la esencia de una persona y no solo eso, una persona que está en la silla eléctrica y todos los malditos días siente el dolor de la muerte una y otra vez, ya que la humanidad no se cansa de ver arder el mundo.

Tal vez es un mundo tan enojado y triste que la única cura es el exterminio de la enferma y podrida humanidad, esa es una de las realidades de Black Mirror.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diseñadora, amante de los animales, me encanta viajar y descubrir el mundo.