A 50 años del álbum debut de Pink Floyd

Arte por: Arturo Trejo

Fiestas llenas de formas, colores y libertad lideradas por LSD, eran los años sesenta. Se podía sentir y respirar en el aire, siendo que en 1967 el tiempo del verano de amor surgió una hermosa y rebelde contra cultura, donde nacieron actos como Pink Floyd dando la belleza necesaria a la psicodelia underground quienes grabaron su primer LP, The Piper At The Gates Of Dawn, que fue grabado en los inicios de los estudios Abbey Road al mismo tiempo que The Beatles grababan Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, mientras que el cuarteto de Liverpool hacía todo de forma perfecta, los Floyd se encargaban de fusionarse y perder el control, recordando al enigmático y brillante Syd Barrett, siendo que su estancia dentro de la banda duraría muy poco, y estaría fuera para el año de 1967, dónde el artista siguió su carrera (checa el texto completo), y Floyd se abriría camino a un futuro muy luminoso.

 

 
 

Ahora celebramos el aniversario de su LP debut que fue producido por Jame Guthri quién fue el ingeniero y co-productor en The Wall e hizo la redición de Piper en 1994

The Piper At THe Gates Of Dawn es esencial para comprender la historia de Pink Floyd. Canciones como “Astronomy Domine” e “Interstellar Overdirve” tienen la esencia de los reyes de la improvisación, haciéndolos raros para el tiempo en que empezaron a sonar; era una conciencia cósmica la que se estaban respirando en aquel momento, la cual permitió a la banda seguir sus pasos en las siguientes producciones, explorando de forma invencible en los tracks “Lucifer Sam” “Bike” y “The Gnome” marcando esas hermosas diferencias entre el sonido de la época y sus exploraciones en sus sueños más oscuros y profundos.

 
 

 

Barrett escribió todas las canciones a excepción de una, dando vida al disco más psicodélico de la banda, creando sueños en los versos, que cantaba acompañado del tecladista Rick Wright, creando su propio mundo onírico.

Escucha el disco completo: