Los ojos de Ian Curtis plasmados en la mirada de su hija Natalie Curtis

Mis primeros recuerdos van de la edad de cuatro años, veo mis fotos de bebé y son pocas las cosas que creó que en verdad sucedieron, agarro el álbum de la familia con manchas, algo maltratado, donde empiezo a ver mis chinos retratados en las fotos; en verdad creo que esta etapa está en el subconsciente de mi corazón, siendo que mi vida empieza casi a la edad de cuatro años.

 

Así fue la vida de la hija de Ian Curtis, siendo que a la edad de tres años descubrió por primera vez que su papa fue Ian Curtis, quien murió cuando solo tenía un año de edad, él era cantante, le decía su mamá.

“Recuerdo haber escuchado por primera vez “Love Will Tear Us Apart” en la radio y descubrir que ese era mi papá, nunca pensé que en verdad fuera famoso”.

 

Era Joy Division algo más de culto que popular, la primera vez que escuchó el disco Closer, pensó que estaba fuera de este mudo, que toda la música se hacía con ese nivel de inteligencia, haciéndola perfecta… la sorpresa fue ver que la música casi no se hacía con el corazón.

 
natalie.jpg
 

 

Al principio estaba en contra de visitar el set donde se grabaría la película de su padre, hablando específicamente de Control, dirigido por Anton Corbijn. Sabemos que el filme fue recreado por los pedazos de la memoria que vivieron la historia de cerca, convirtiéndose en propiedad del público.

 

Cuando Control empezó sus grabaciones en Macclesfield la hija de Curtis se negó a asistir, era algo que la chica de ojos grandes no quería asociar con la muerte de su padre.

 

Natalie Curtis estudió fotografía y de alguna forma se sentía conectada con la película, era algo que la ayudaría a asimilar lo que estaba viviendo y darle una especie de cierre a las cosas.

 

Siendo que en el año del 2006 viajó a Nottingham donde la mayoría de la película fue grabada. Seguro todo lo que sus ojos vieron fue demasiado irreal, ella nunca lo vivió, así que era un recreación a la que no sabemos qué tan cerca de la realidad estaba.

 

Seguro pensaba que conocer a la persona que interpretaba a su madre, Samantha Morton no haría un buen papel, ya que ¿quién sería mejor que su propia madre?, pero las cosas no fueron así ya que un día de grabación sujetó su mano Samantha, en donde la hija de Curtis sintió que haría un gran papel, Morton se preparaba para el papel escuchando una playlist que la ponía en el mood del personaje.

Screen Shot 2017-08-23 at 4.26.52 PM.png
Screen Shot 2017-08-23 at 4.26.40 PM.png
19396870_10155353779661240_3140018994622382858_n.jpg

Natalie Curtis cultivó su amor por la fotografía al ver las fotos en blanco y negro de Joy Division, eso fue lo que la inspiró a dedicarse a la fotografía. Su padre fue diagnosticado con epilepsia en enero de 1979, y ver plasmada la enfermedad en el personaje le dio un completo entendimiento sobre qué era lo que sufría su padre.

Una historia, llena de amor y dolor, lo que vio plasmado Natalie, lo que está en su mente y corazón es algo que nunca se sabrá.

Larga vida a la música que se hace con el corazón.