Festival más grande de Suecia cancelado por casos de agresión sexual

Festival más grande de Suecia cancelado por casos de agresión sexual

Bravålla 2017 no tuvo solamente las grandes interpretaciones de artistas como The Killers, The Chainsmokers, System Of A Down, Die Antwoord, Martin Garrix, por nombrar solo a algunos, como higlights del fin de semana en el festival musical más grande de Suecia.

En el festival que se llevó a cabo del 28 de junio al 1 de julio en la ciudad de Östergötland, se reportaron además cuatro violaciones y 23 agresiones sexuales, motivo por el cual la edición del siguiente año de este año ha sido cancelada.

A pesar de que la política sueca anti drogas es de la más dura del mundo, debido al aumento de adictos que se registraron en el país hace unas décadas, una vez más se ha aumentado el consumo de sustancias en el país en los últimos meses, sobre todo entre jóvenes.

Los festivales de música son cada vez más grandes y al parecer cada mes se crea uno nuevo, con más bandas, más atracciones y más días de estancia alrededor del mundo. Estos eventos son para conectarse con la música y la gente, para sentirse vivo, pero en una sociedad joven que ve las drogas como simple diversión o algo cotidiano, no es raro que un evento de esta magnitud "requiera" de sustancias para que los asistentes la pasen bien, o al menos, para que tengan la capacidad de aguantar tanta adrenalina por tanto tiempo. 

Los resultados del mal uso de cualquier sustancia pueden llegar a ser aterrador, desde accidentes, sobredosis hasta lo que ocurrió en este festival. Pero no es la primera vez que Bravålla experimentaba esto, el año pasado se reportaron cinco casos de violación y 12 asaltos sexuales, por lo que bandas asistentes como Mumford & Sons, The 1975, Wiz Khalifa y Biffy Clyro, emitieron un comunicado afirmando que no volverían a presentarse en el mismo si la seguridad de los asistentes no era asegurada.

"Esto es repugnante. Son actos actos desagradables de hombres deplorables. Esto debe parar" comentó el Primer Ministro Sueco, Stefan Löfven, al diario Swedish Daily Expressen.

 Aseguró que la policía tomará medidas más drásticas para mantener la seguridad en este tipo de eventos, algo que sin duda falló este año otra vez. Pero el abuso sexual es un asunto serio que sufren miles de mujeres y hombres alrededor del mundo, sí, es un acto repulsivo que debe parar. La educación, la cultura y el respeto deben ser fomentados en todos lados, no solo en un festival, cancelar un evento así puede o no ser la solución pero es un paso más en la demostración de la intolerancia hacia estos actos.

La música es y seguirá teniendo el propósito de alegrar, de conectar, de dar un mensaje, por lo que un festival que reúne lo mejor de ello debería ser un lugar de risas y alegría.