Woman On The Run

En el mundo del séptimo arte siempre tenemos grandes momentos frente a la pantalla, uno de los grandes clásicos del cine negro con grandes tintes de paranoia, se creó el 29 de noviembre de 1950, titulado Woman On The Run película que no fue aclamada debido a su bajo presupuesto, dejando de lado la gran historia que cobró vida por Ann Sheridan.

Es ahora como muchos podrían confundir que 67 años después se hizo un remake pero si aundamos en la historia sabemos que no tienen nada en común más que una mala elección de nombre.

En el filme de Woman On The Run del 2017, en donde tenemos como protagonista a Sarah Butler, quien interpreta a Nomi Gardner, una fascinante novelista de crímenes, quien sufre de un robo de identidad.

Algunos lo comparan a la obra del maestro del terror Hitchcock, The Lady Vaniches y con el escritor Kafka, The Trial.

Presentando a un bueno más no excelente cast, donde el pilar es totalmente sincero y transparente al adoptar su papel, haciendonos olvidar los diversos roles que ha interpretado a lo largo de su carrera, pasando por Josh Byer(Lyle) quien interpreta al esposo de Gardner; un papel muy importante es al que da vida Lindsay Maxwell (Greta March) quien definitivamente fue muy bien casteada, logrando penetrar en la audiencia dejando una inquietud desde el principio de su actuación, es evidente que nos deja ver que existirá un problema referente a la historia durante su desarrollo y crecimiento; pasando por uno de los elementos más débiles a mi parecer, pero bien empleados que es Matthew MacCaull (Oscar) quien más adelante veremos como la pieza clave para lograr cumplir los deseos de nuestra protagonista, sin dejar de lado a nuestro detonante, la pequeña Bailey Skodje (Jane Gardner) quien obviamente interpreta el papel de la hija en esta historia.

Lo que hace interesante, única y diferente a la cinta es la forma en que nos lleva, podemos decir que a los 3 minutos de empezar y presentarnos como va a ser el papel de los personajes clarificándonos la información que necesitamos para hacer único a cada personaje, identificándolos dentro de un rol y haciéndonos llegar al punto de ruptura de manera inmediata.

 
 

Básicamente tenemos a una familia compuesta por Mamá, Papá, hijo e hija, donde llega un elemento ajeno al círculo (la niñera). En la que todos van de viaje para apoyar a un negocio de papá, hospedándose en un hotel.

Nuestro cerebro es la caja mágica en donde logramos hacer todo tipo de conexiones, siendo que momentos después de un claro secuestro que sufre nuestra protagonista Butler, nos deja la sensación de nadar en lo más profundo del mar, cuando una ola inmensa golpea con tal fuerza que nos sumerge haciéndonos perder la noción del tiempo y espacio.

 

Gardner sale de un presunto intento de asesinato en donde momentos después la tenemos regresando al hotel en busca de su familia para saber qué es lo que pasa, lo brillante de esta historia es lo bien que los elementos congenian al momento de hacer el plot twist, dónde incluso nos hace dudar por segundos de la salud mental de Butler, siendo de gran importancia la forma en que se permite jugar con la audiencia y guiarnos a una posible salida.

 
 

llega al hotel buscando a su familia, cuando seguridad le dice que ella es la niñera, encuentra a su esposo en una convención y el reacciona como si no la conociera, advirtiéndole que se aleje de su familia, sujetando de la cadera a su esposa la niñera rubia; algo que me hizo ruido fue al ver a los dos hijos que eran rubios, la niñera también y ella como madre era de cabello obscuro, logrando confundir dudando de la salud mental de Gardner.

 

Tenemos una explicación más clara, existe un robo de identidad( extremadamente bien manejado), ¿Cómo probarías que eres la persona que en verdad dices ser, si tu familia te niega?, posiblemente pensaríamos como seres de la post modernidad “busquen en mis redes sociales, busquen mi ID, pregunten a las personas que me conocen”, ¿Qué pasa cuando estos elementos no te respaldan, ni uno solo? obviamente es una gran ironía, enojo y desesperación por comprobar lo estúpido que es el decir que tú no eres la niñera de esta familia, por qué el cambio de identidad se da entre Gardner y Greta.

Llevándonos a empatizar de manera perfecta con nuestro personaje principal y pensado ¿Qué puede estar pasando? La visión del director Jason Bourque y del escritor Paul A. Birkett no sueltan ni por un instante al espectador, ya que durante una hora y 28 minutos este thriller nos mantiene firmes a la espera de un desenlace.

 
 

Llegando a cuestionarnos qué es lo que motivó a hacer el cambio de identidad, involucrando a un claro elemento "el dinero", expresándola en la bella cantidad de cinco millones de dólares.

(Suena realmente tonto el buscar desaparecer a un integrante de tu familia que es constante mente recordado por la hija de siete años, que obviamente no acepta a la niñera como su nueva madre).

Solo existen dos personas que pueden probar la verdadera identidad de la escritora, y es que cuando ella llega al hotel solo tiene una interacción con el botones de nombre Oscar, el cual reconoce a la chica no por su aspecto físico si no por las novelas que ha escrito, basando todo el poder de convencimiento en dos personajes (su hija y el botones). La historia no es fantástica ni perfecta, en momentos baja la guardia cayendo en una gran ironía y falsedad, pero bueno este no es un filme de Festival, sin embargo es una muy buena dirección por parte de Bourque.

Llegando a el desenlace que todos buscamos, la credibilidad de Gardner y el poner tras las rejas a la niñera y a su esposo.

 

¿Qué estarías dispuesto a hacer a tu propia familia por conseguir el dinero?