Father John Misty hace una comedia del Teatro Metropólitan

Fotos: Majo Tielve

Quiero empezar esta historia hablando de un lugar en particular en el centro de la Ciudad de México, este monumento empezó a tener vida en la cabeza de dos artistas, el arquitecto Pedro Gorozpe y el decorador Aurelio Mendoza, dando vida al Cine Metrepólitano. Siendo el año de 1995 cuando dicho lugar cambiaría para siempre dejando su huella en el mundo de la música y siendo llamado Teatro Metropólitan.

Las paredes de ese lugar encapsulan grandes recuerdos y no del todo se han dejado de tener proyecciones, ya que recordamos Birdman (2014) del director Alejandro Gonzales Iñárritu sonorizada por Antonio Sánchez.

Pero lo que ocurrió la noche de ayer fue algo especial, ya que nos toca recordar la presentación del americano Josh Tillman, quien formó parte del cartel del Corona Capital en el 2015, dejándonos un nudo en la garganta a su espera.

Quién diría que a principios de año se encontraría revelando su más reciente material discográfico Pure Comedy (2017) y acompañada de esta gran sorpresa a mediados de febrero encontraríamos en las redes circulando el poster de su gira en México a cargo del nuevo arte del disco.

Así fue como llegó la noche del 7 de junio, el Teatro estaba vestido de gala, acompañado de muy pocos puestos ambulantes de mercancía por esta celebración, algunos esperaban el entrar acompañando el tiempo de una rica cerveza o comiendo en las alitas del bar de enfrente.

Creo que la música se hizo para sentir y hay dos formas de sentir las cosas: una es de forma introspectiva y otra es compartiéndola, sin duda la noche de ayer era para compartir su hermosa música al lado de maravillosas personas.

Así fue como la luz anunciaba que se levantaría el telón, abriendo paso a la calidad de músicos que se apoderaron uno a uno de sus instrumentos, dando paso al duque de negro, quiende inmediato acaparó la atención del momento al interpretar con sus hermosas palabras “ The Comedy of man starts like this” que pertenecen a la canción “Pure Comedy”, llevando el nombre de su tercera producción discográfica, era hermoso ver al barbón sumergido en un baile de luces tímidas que iban desnudando al hombre poco a poco, seguido de momentos como “Total Entertainment Forever”, “Things It Would Have Been Helpful Know Before The Revolution”, “Ballad Of The Dying Man” hasta “Birdie”, Josh se dedicó a llevarnos de la mano para entender su evolución que presenta en el tercer disco, presentándonos un doble rasgo que nos envuelve de un pinchazo en la generación infantil, vista desde la cabeza de un neurótico inclinado por Žižek y Freud, creyendo en una humanidad que puede llegar a ser cansada y dolorosa, paseándonos delicadamente por su inspiración a la que llamamos Arte.

 

Llegando el momento de “When You’re Smiling And Astride Me”, recordando por qué nos enamoramos de su segunda producción I Love You Honeybear (2015), proyecto que nos muestra al barbón sin miedo al fracaso, aprendiéndose a reír de sí mismo, algunos piensas que cuando esto pasa lo has logrado todo, aprendiendo a vivir con lo difícil y absurda que puede ser esta obra de teatro llamada (La vida),  pasando por “Strange Encounter”, “Nothing Good Ever Happens At The Goddamn Thirsty Crow” y “Funtimes In Babylon”, canción que nos lleva de regreso al elegante barbón, cuando nos abrió su corazón al interpretar con su ironía y dramatismo sus vivencias dentro su primer disco bajo el nombre de Ftaher John Misty, Fear Fun (2012).

 

Era increíble el poder solo cerrar los ojos y dejarte llevar por la música, siendo tan fácil adivinar en donde se encontraba el duque de negro, regalándonos los primeros acordes con su guitarra acústica, con la cual le gusta jugar y pasarla de un lado a otro, así fueran las interpretaciones de canciones como: “Nancy From Now On”, “Chateau Lobby #4 (In C For Two Virgines)” y “Hollywood Forever Cementery Sings”.

 

Luces hermosas cubrían al escenario y al barbón de negro, entre colores azules tenues, purpuras que inundaban a su banda, hasta algunos juegos de figuras que atravesaban el alma de este ser humano. Para esto es la música, para hacernos sentir de una forma única, plena e irreal, incluso escuché en el publico quien quería tatuarse los colores que estaba viendo, llegando el momento de escuchar lo que muchos habían esperado tanto, rompiendo el nudo en el alma, soltando así Tillman “I Love You, Hoeybear”, momento en que todos de pie, bailaban y cantaban con tanto sentimiento cada una de sus letras, imposible el no recordar su destrozado corazón que retrató el en video de dicha canción.

 

Acercándonos cada vez al final de la velada, Tillman regresó a interpretar “Bored In The USA”, haciéndonos sentir profundamente la fragilidad humana, el dolor que interpreta en cada una de sus letras y cada uno de sus acordes, destrozando el estúpido y vacío  modelo de humano que nos contagia en la actualidad para así dar paso a “The Memo”, despidiéndose así John Misty al ritmo de “Real Love”.

"I want real love baby, Oh, don't leave me waiting, I've got…"

¿A caso no es lo que todos buscamos?