El éxito detrás de Wonder Woman

Texto por: Michelle Estrada, Mario Estrada, Raul Salgado y Arturo Trejo

Wonder Woman (2017), es el estreno de este fin de semana, del que todos estamos hablando.

Pues no es para más, desde la publicación de los trailers comenzó a levantar grandes expectativas y semanas previas a su lanzamiento, comenzaron a circular en redes sociales y en varias páginas de internet muy buenos comentarios y críticas con respecto a esta adaptación cinematográfica del mundo de los comics. Comentando incluso que es una de las mejores entregas de DC Comics.

Bajo esa primicia y ya que somos unos amantes del cine, fuimos en diferentes momentos a ver la película para comprobar y presenciar la primer película de la heroína amazona. Encontramos muchas opiniones demasiado valiosas que a continuación les compartimos.

¿En verdad se merecía tan buena calificación? (94 por ciento de aprobación en el tomatómetro, 8.4 en IMDb, 3 de 4 estrellas con Roger Ebert) no queremos decir que sea un mal producto, solamente que al final es una película tradicional de superhéroes, con los clichés, explosiones, comedia y predictibilidad que caracteriza a este género.

Lo que es un hecho es que esta película viene justamente después de Batman vs Superman y Suicide Squad, unas entregas que dejaron mucho que desear y que a pesar de que estamos hablando de otro director y otro equipo de trabajo, pertenecen al mismo universo. Lo que nos hace pensar… cualquier producto que brilla un poquito parece oro. Pues sí y no. Y a continuación les diremos porque:

Se trata de la primer película de una heroína y es dirigida por una mujer, vivimos en 2017 y no es que nos den miedo las feministas. Simplemente estamos en una época de empoderamiento femenino. Ahora bien, con una película que podríamos definir como buena (a secas), ¿Estas calificaciones significan una invitación a ver la película? ¿Simple marketing? ¿En verdad es empoderamiento? Existen muchos cuestionamientos alrededor de nuestras cabezas. Pero vamos a tratar de explicarles nuestra percepción.

 
 

Ya habíamos visto producciones de tv y películas animadas de la amazona, sin embargo, es la primera vez que vemos un largometraje life action de Wonder Woman. Después de 9 películas de Superman, 12 de Batman y un sinfín de películas de superhéroes, por fin podemos ver la entrega de una de las pioneras del universo comic. Podríamos incluso arriesgarnos a decir que es casi un hecho histórico. Si bien ya se había planteado en 2006 el hacer la película, con un guión por parte de Josh Whedon y posiblemente protagonizada por la actriz de How I Met Your Mother, Cobie Smulders, la idea fue rechazada por los directivos de DC, ya que consideraban que una película con una heroína como principal no podría ser un éxito en la taquilla. Y es así como 10 años después con un cambio de opinión y seamos sinceros, con la producción de La Liga de la Justicia en camino, era bastante obvio que tenían que hacer realidad el lanzamiento de Wonder Woman.

Ahora bien, la película está llena de girl-power, desde quién está detrás de la producción como lo que vemos en pantalla. Y este es un factor que, aunque se pueda cargar de tintes feministas, fue necesario, ya que como Jessica Chastain expuso en el panel del Festival de Cannes:

"Me sorprendió el retrato femenino en las películas a través de los personajes que interpretan. Espero que cuando incluyamos más mujeres detrás de las cámaras pueda ver más de las que yo conozco de mi día a día, de aquellas que son proactivas, que tienen su propia agencia y que no solo reaccionan a los hombres que hay a su alrededor. Ellas tienen su propio punto de vista."

Como tal la visión de un hombre y una mujer sobre cómo ES o DEBE SER una mujer son completamente diferentes. No por el hecho de que como hombres no conozcamos a las mujeres, sino porque estamos en una época donde el empoderamiento femenino es fundamental en la sociedad y simplemente necesitamos mayor presencia femenina en todos los ámbitos, no solo como el personaje abnegado y representante del “sexo débil”, si no como modelos a seguir para jóvenes generaciones. Es por eso que el hecho de sumar a Patty Jenkins a la dirección de esta película es un completo acierto. Esta directora cuenta con películas en su trayectoria como Monster (2003), donde vimos el excelente trabajo de la actriz Charlize Theron y que la película te tiene al borde del asiento.

No por esto vamos a menospreciar el trabajo de todos los involucrados, pues bien, el guión fue escrito por Zack Snyder, Allan Heinberg y Jason Fuchs quienes hicieron un excelente trabajo entregando una historia muy completa con muchos tintes, donde tienes una película de acción, de aventuras, con un toque de comedia romántica y con un mensaje antibélico.

Otro de los elementos claves en los filmes de superhéroes es el uso de CGI (efectos especiales). Y si bien últimamente se cuenta con la mejor tecnología para la generación de estos, no siempre se tiene un resultado tan favorable, (¿verdad escuadrón suicida?), pues bueno, a pesar de que al final del día es una película de DC, la película tiene un buen uso de los efectos, con muchas explosiones y muy buenos momentos como la épica pelea final o simplemente el diseño de la Isla Themyscira. Aunque creemos que hubo un exceso de slow motion, algunos justificados, otros no tanto, La mayoría de ellos funcionan para dar énfasis en los movimientos de ataque y la forma de pelea de las amazonas, #GraciasSnyder

 

 
 

Definitivamente el mayor acierto del filme lleva por nombre Gal Gadot, la actriz israelí de 32 años, quien en uno de los más acertados casts de los últimos años, logra fusionarse y convertirse en el personaje a un nivel que pocos actores (o actrices) lo han hecho. Y a pesar de que no se llevaría un Oscar a Mejor Actriz, sabemos que la actriz pudo cargar con el protagónico en una película de casi 2 horas y media, donde no nos aburríamos de verla… Atribuimos gran parte de esto al carísma de la mujer, el hecho de que tiene una sonrisa tan cálida como la tenía Superman en el 78’ y que físicamente es hermosa y estuviera donde estuviera la cámara se veía espectacular.

 

 

Si bien ya entramos en un terreno de feminismo y empoderamiento, nos gustaría resaltar que la actuación y el guión están pensados de tal forma que la Mujer Maravilla tiene una actitud un tanto rebelde, que contrasta con la forma de pensar del mundo en esa época. Entregándonos un personaje principal fuerte e independiente (...who needs no man), que más allá de los diversos incidentes dentro de esta trama, tenía un objetivo claro y nos mostró cómo "el sexo débil" resuelve las cosas. Un personaje que no fue sexualizado como le sucede a otras participantes de los cómics, y que nos presenta una imagen fuerte y fresca de la mujer contemporánea.

El punto realmente esencial que debemos resaltar es que en ningún momento se denigró al hombre o se le mostró inferior. Como tal, se puede hablar de un feminismo completo, un 50/50 y esta película llega como un recordatorio de la importancia de la equidad de género y de cómo no debemos continuar haciendo las cosas. Donde la participación femenina es crucial y nos lleva al siguiente punto,

Las mujeres también saben patear traseros y saben hacerlo muy bien. Como anteriormente comentamos, hay un exceso de slow motion y en parte se justifica con demostrar los pequeños detalles en los movimientos de batalla de Wonder Woman y las amazonas, en el uso de sus armas y tácticas. La verdad es que el trabajo realizado por Gal Gadot, previo a la filmación es muy notorio. Todo el entrenamiento en artes marciales y el aprender a coreografiar todas esas peleas dan como resultado una heroína que sabe pelear y que a pesar de “estar empezando”, Sabe muy bien qué hacer.  

 
 

Al final como toda película de super héroes, nos encanta ver el lado humano de estos seres poderosos. Y claro, es para crear mayor empatía con ellos y considerarlos modelos a seguir. Es por esto que nos encanta verlos en situaciones contrastantes, donde pasen por momentos cómicos, románticos y hasta tristes. Esta fórmula es algo que se ha tratado de explotar durante los últimos años y sólo pocos han logrado con éxito. Los grandes ejemplos son Guardianes de la Galaxia (2014) y Deadpool (2016)… que combinan la acción con momentos divertidos y bastante memorables. Ahora, Wonder Woman apuesta por mostrar momentos de risa con las travesuras y carisma de la pequeña princesa Diana, con los chistes simplones del piloto Steve Trevor (Chris Pine) o momentos donde nos entristecíamos al ver la desgracia y destrucción ocasionada por la primer guerra mundial. Emocionarnos con excelentes escenas de acción y ¡Oh el romance!...  Por supuesto que nos faltaba esta pieza esencial de cada "súper" película.

Es la buena guarnición de la historia y hay que admitir que la pareja de Gadot con Pine es excelente. DC nos mostró lo que es una power couple en la extensión de la palabra. Ya no necesitamos hablar de damiselas en apuros ni la típica y delicada mujer que va de tras de su hombre en busca de protección y seguridad, en cambio tenemos una pareja plasmada como equipo y una razón más para ser fuerte e incluso salvar al mundo. 

 
 

Por último, quisiéramos recalcar que la misma película nos intenta dejar dos mensajes; que somos una especie llena de odio, intolerancia y un montón de otros sentimientos que nos llevan a destruirnos entre nosotros mismos pero que siempre podemos salir adelante si dejamos triunfar al amor. Y que creamos y vivimos en una sociedad misógina. El primer mensaje lo transmite de forma poco origina, con clichés y diálogos que hemos visto y escuchado en muchas otras películas donde la trama es la misma (Kingsman (2015), Noah (2014), Alien: Covenant (2017), Interestelar (2014)…) Y el segundo mensaje lo entrega de forma amena, involucrando a los personajes en situaciones machistas que son resueltas con tintes de comedia. Recurso cinematográfico que resulta adecuado en tiempo y espacio para apuntar hacia un problema sin ofender a nadie. ¿Y con que nos quedamos? Más allá del mensaje de la película debemos entender el mensaje que nos deja la pieza como cine. Porque el cine siempre nos refleja como sociedad y como personas. Wonder Woman nos habla de que en pleno 2017, necesitamos un ícono, qué a pesar de venir de un medio prefabricado, es una fuerte muestra de presencia femenina en la industria cinematográfica, definitivamente un paso adelante para futuras mujeres en pantalla libres de estereotipos negativos y denigrantes.

No nos queda más que invitarlos a ver la película y emitir su propio punto de vista, para algunos es una muy buena película, para otros no tanto. Pero al final el cine es arte y como tal lo que se proyecte en la pantalla tiene un impacto en el espectador y ese impacto / percepción es por lo que el cine sigue y seguirá vivo. 

Aquí puedes ver el trailer: