Piratas del Caribe

Desde 2003 hasta 2011, durante ocho años, por cuatro películas, Disney ha explotado la misma fórmula para hacer su saga de Piratas del Caribe. Nos presentan en los primeros 15 minutos la maldición, embrujo, hechicería, o cual sea que sea el problema a arreglar, cuando entendemos el tono nos presentan a su personaje principal; el Capitán Jack Sparrow. (Eso sí, siempre lo hacen de forma divertida y original) recordemos la primera entrega cuando vemos a Jack de espaldas, en ángulo contrapicado, la cámara sube acompañada de música épica para hacerle un close up a su nuca que más bien nos da su punto de vista, cortamos para verlo de frente, ahí está, seguro de sí mismo, en la parte más alta de su barco, el Capitán Jack Sparow, después lo vemos brincar ágilmente a cubierta para descubrir que viaja en un bote que se está inundando…  y luego su épica entrada a Port Royal.

 
 

Después de eso vemos una secuencia de acción que nos despierta, nos recuerda que es una película de aventuras, y con ese impulso vemos dos horas de correteadas, navegación, chistes, espadazos, traiciones, más navegación, ron, y más peripecias de incontables personajes para llegar a una última escena de más acción donde de alguna forma poco convencional, Jack resuelve el problema. Solamente para meterse en otro. 

 
 

Hoy, en 2017, catorce años después, cinco películas después. Van a ver Piratas del Caribe: La venganza de Salazar Salen y dicen “no me gustó porque es más de lo mismo”. ¡Si! ¡Claro que si es más de lo mismo! ¡Nos gusta la fórmula! ¡Amamos a Jack! ¡Venden el equivalente a 250 mdd en entradas! ¿Por qué habrían de cambiar la fórmula? Seamos realistas, si viste Transformers uno, ya las viste todas, así hagan 12, ¡Ya las viste todas! Igual pasa con Alvin y las ardillas, Duro de Matar, Taken, Rambo, Rocky, Sharknado, The Purge, Fast and Furious, todas las películas de terror, Nightmare on Elm Street, Friday 13th, Halloween, Alien. ¡Pasa con todo Hollywood! Jurassic Park, güey, Jurassic Park… ¡así pusieran a los dinosaurios en la luna! ¿Por qué no cambian la fórmula? ¿Recuerdan que pasó con The Hangover cuando lo intentaron en la tercera entrega? 

 
 

Si se quejan de que no les gustó Piratas del Caribe 5 y la fueron a ver de forma consciente. El problema no es Jack, ni Disney, ni la fórmula… ¡Ya sabías a lo que ibas! El título es “Piratas del Caribe 5” prácticamente está diciendo “Te vamos a entretener” Y aceptémoslo, cumplen con lo que prometen. Lo único que nos exigen es que recordemos a los personajes y una simple característica de cada uno para poder seguir la trama. (Y usualmente la característica es la misma para todos: los buenos son ingeniosos, los malos no pueden tocar tierra firme y los de la marina británica siempre están enojados persiguiéndolos a todos.)  

No, no es una película buena, es una pieza divertida y entretenida. Tal como lo promete el título. “Piratas del Caribe: por dos horas los problemas no son tuyos” Y si ya de plano te obligan a verla, llévate una botella de tequila de Oxxo, cómprate un ICEE de limón, hazte una margarita y bebe cada vez que Jack haga un movimiento amanerado. 

Aquí te dejamos el trailer:

 
 

Soy el de la claqueta. Si me quieres mentar la madre, hazlo por twitter @raulsalgadoo y procesaremos su solicitud.