Esteman nos hizo bailar con su caótica belleza

Esteman nos hizo bailar con su caótica belleza

Fotos por: Majo Tielve

El calor colombiano inundó ayer por la noche el Foro Landó con la presentación de Esteman. Un cantante, actor, bailarín, pero, sobre todo un increíble ser humano de nombre Esteban, logró que los asistentes se olvidaran por unas horas del mundo. Por un momento no existía nada más que buena música y baile, una combinación que logró el éxtasis.

El público llegó puntual al lugar en donde ya podía sentirse esa atmósfera de anticipación y emoción, las ganas de poder ver a Esteman, acompañado de la también querida, Esteband eran palpables. Juana Emilia, mejor conocida como Juanita, fue la encargada de abrir el show. Juanita es la bajista y corista de Esteman, que también cuanta con material como solista.

Con una presencia enorme arriba del escenario, Juanita presentó un pequeño set acompañada de su bajo y sintetizadores, que hipnotizó a todos. Una voz potente y una sinceridad en sus letras hicieron que todos nos identificáramos con ella y sus canciones y nos dejó queriendo saber y escuchar más de ella. El set incluyó las canciones “Tóxico”, “Hasta que salga el sol”, “Estallar”, “Fugaz”, escrita para aquella relación intensa y especial pero demasiado rápida y con la cuál Julián, el guitarrista de la Esteband, subió al escenario para acompañarla con los siguientes temas. “Mala Intención” y “Molesta”, con los que se despidió solo por un momento de un público que ya comenzaba a entrar en aquel trance que solamente la música es capaz de lograr.

Después de unos momentos, la gente comenzó a acercarse al escenario, listos para poder tener a Esteman de cerca y cantar con él. Los integrantes de la Esteband subieron al escenario portando unas deslumbrantes máscaras con un diseño geométrico que asemeja al de un felino; cuando Esteman pisó el escenario portando la misma máscara, el público se volvió loco, y es que, a partir de este momento hasta el final de la presentación, no hay un solo instante en el que puedas dejar de ver a este artista.

La música de Esteman juega con estilos y ritmos, ya sean las baladas que llegan al corazón, o aquellas que hacen inevitable que quieras bailar, todas tienen ese toque que pone de buenas, semejante a la personalidad colombiana, misma que proyecta arriba del escenario. No hubo un tema que no fuera coreado durante la noche, un ritmo que no fuera bailado. “Como Vez Primera”, “Altamar”, “Frenesí”, “Lo Nuestro Es Eterno”, “De Otro Planeta”, fueron algunos temas que pudimos presenciar, acompañados siempre de variados pasos de baile y una enorme sonrisa.

Si hay algo que le gusta hacer al cantante, es interactuar con su público y esta vez no fue la excepción, después de introducir el tema de su primer álbum y a unos segundos de iniciar a interpretar “Pobre Corazón”, Esteman sorprendió a todos al bajar del escenario y quedar rodeado de cuerpos saltando y cantando a todo pulmón junto a él. Definitivamente fue uno de los momentos clave de esta noche, y sin duda el cariño hacia este artista se incrementó en esos minutos en los que compartió no solo un tema, si no amor y alegría con todos.

Los pasos de baile no fueron los únicos elementos protagonistas, el vestuario de Esteman también tuvo una gran importancia; chamarra, camisa y el característico poncho, mismo que fue suficiente para que adivináramos el tema siguiente. Describiendo la historia del tema grabado junto a Natalia Lafourcade, e inspirado por los tiempos en los que vivimos, comenzó el tema “Caótica Belleza”, mismo término con el que describió a nuestro país. Con tantos momentos de emoción, este puede ser marcado como uno de los que nadie olvidará.

Quedaban solo minutos y algunos temas por interpretar, los niveles de energía no bajaban, las sonrisas no podían ser más grandes y los ojos no dejaban de seguir al causante de toda la alegría. Con todo esto, la noche no podía finalizar con otro tema que no fuera “Baila”, y es que el mismo nombre es un tributo a la música y a la propia presentación en vivo de Esteman. Fue así como terminó esta presentación, con una sensación de éxtasis que no dejó entrar a la tristeza por haber llegado al final, con un gran sentimiento de agradecimiento hacia los colombianos que cumplieron todas nuestras expectativas y demostrando que sí, Los que bailan se contentan.

Son los pasos de baile, las sinceras letras, la voz atinada y esa calurosa personalidad, lo que enamora a la gente, lo que provoca que solo importe ese momento de felicidad y nada más, y que no quieras que la noche acabe. Además, dentro de una presentación tan íntima como fue esta por parte de Circuito Indio por Vive Latino, la conexión con el artista es tan especial que crea esa sensación de estar con un amigo que conoces de toda la vida e interpreta esos temas junto a ti.

Definitivamente una noche con tantas palabras para describirla, lo mejor sería quedarnos con el término: indescriptible.