La Momia: Un Reboot Más

Las precuelas, reboots y remakes siempre son un arma de doble filo, SIEMPRE.

Nunca podemos estar seguros si la nueva versión va a superar la original o nos va a quedar debiendo. Pero es importante darles la oportunidad cuando menos, a fin de cuentas nunca sabes y te puedes sorprender. Lo cual no me pasó, pero sí me pasó con La Momia (2017). Les explico.

Mi madre es súper fan de Brendan Fraser, cañón. En la tele, siempre pasaban las películas “originales”. Y digo “originales” porque las de Fraser se tratan de un remake de La Momia de 1932. Entonces siempre las veíamos juntos. Creo que todo mundo disfrutó muchísimo esta trilogía refrita, cuando menos La Momia (1999) y La Momia Regresa (2001), la neta creo que la tercera ni mi mamá la vio, nos quedamos con las dos primeras. Jiji. Pero era muy chido ver las aventuras de Brendan Fraser y Rachel Weisz, por ahí dicen que es la mejor herencia que nos pudo dejar Indiana Jones, porque en efecto, fueron películas que nos dieron mucha acción, mucho romance pegajoso, mucha emoción y muchos efectos muy padres a la Hollywood. Es de ese cine de palomitas que esperas ver cuando te aplastas en la butaca. Una fórmula muy completa, que funcionó, que pegó y que a muchos nos gustó.

Corte a: Tom Cruise y la güerita desabrida que nadie sabe quién es (se llama Annabelle Wallis), bye. Yo creo que para empezar ni casting les hicieron juntos, parece que estos compas se conocieron hasta el cuarto día de la filmación. No hay química. No hay química a la FraserWeisz. Y eso no se los vamos a permitir. Sí, Cruise funciona solo, creo que lo hace muy bien, sí se la rifó para los 54 años que tiene. Todavía trae el “Top Gun”, fue chistoso, imprudente, aventurero, etc. Pero por favor, ni al caso la elección de la güera, la momia muerta parecía ella.

Y digo ya hablando de la momia como personaje, pues ni va ni viene con Sofia Boutella, porque la verdad es que su personaje pues tampoco ni le vino ni le fue al guión. Estaba de adorno, tal y como lo que sea que haya hecho Jake Johnson en la película, de verdad fue la cosa más innecesaria del mundo. Andar jugando al Walking Dead, me pareció de muy mal gusto. Pues incluyeron el factor “zombie” y les salió pésimo. Johnson, el peor sidekick de la historia. Y es que cuentan las malas lenguas que Cruise tuvo mucha injerencia creativa en la producción y que finalmente tras sus intromisiones, terminó acaparando pantalla y disminuyendo la aparición del personaje de Boutella. Good for him.

La historia es plana, es sencilla como debe ser cualquier película de momias y leyendas egipcias: un baboso despierta a la momia por accidente, la momia quiere destruir el mundo y alguien tiene que salvarnos. Obvio al principio te dan el aclamado preámbulo ancestral y luego te traen al presente. Nada más que aquí metieron un lindo twist, con Russell Crowe (sí, sale Russell Crowe con un personaje bastante torvo), donde resulta que este cuate captura a la momia, o sea literal la amarran y la detienen como si no fuera el personaje más cabrón de la película y la tienen ahí malparada mientras Crowe se las ingenia para entregar a Tom Cruise, quien está maldecido por la momia. Resulta que al entregárselo y realizar la terminación de un conjuro de tres pesos, Crowe de alguna manera iba a “erradicar el mal de la Tierra”. Es como una especia de villano alterno, que ni al caso con la película, porque esté o no esté, la historia se cuenta. Incluso creo que debieron dejar el duelo entre Cruise y la momia. Digo, a fin de cuentas, ellos SON la película.

Y pues por todo esto no me sorprendió, porque no es buena, porque sí tiene acción, efectos pasables, es rápida y todo, pero muy muy churra en cuanto a feeling y contenido. No tiene ese adventure mood a la Indiana Jones que tiene la película del '99. Sin embargo, no me aburrí, lo admito. Para quienes quieran ir a verla, está aguantable, es mala, pero la aguantas. Neta, he visto cosas mucho peores. Igual también estaría bien que apoyaran la causa, porque la movie desafortunadamente va a quebrar. El reboot no les funcionó y la movie quedará en pérdidas. El futuro no le sonríe pero para nada al Dark Universe de Universal. Ni hablar. Ojalá tengan la decencia de no continuar con una nueva saga. Dejémoslo así.

Soy director, escritor, hijo único y cantante de baladas frustrado, vendo paella los domingos. Entre semana opino acerca de películas padres y no tan padres en @velvmagazine, hago creatividad para @inteliafilms y soy coordinador en @clavecinepuntocom.