Carlita Morrison

Texto: Ale Arévalo

Todos hemos pasado por la bella etapa del enamoramiento, por el proceso que puede llevarnos al trago amargo de tener el corazón roto, Hemos estado en esa situación en que necesitas ese consejo y las palabras atinadas para levantarte en ese momento. Pero puede ser que te lo digan veinte personas, a veces necesitas que la persona correcta te lo diga y Carla Morrison es esa persona para muchos.

La experiencia comenzó desde la una de la tarde para aquellos fans que llegaron temprano para poder ver un momento a su ídola a su llegada al soundcheck y tomar un lugar lo más cerca del escenario posible. Después de la espera, llegó el momento de comenzar la noche. Jandro subió al escenario adornado con enredaderas y focos que daban un toque más íntimo y nostálgico. Este cantautor, quien ha estado junto a Carla durante esta gira presentó temas como "Donde Ir", “Porque Tú" y "Suéltame". Acompañado solamente de su guitarra comenzó a abrir las almas de quienes esperaban ansiosos la salida de la cantante.

Tras unos momentos de espera, el Foro Landó se llenó de gritos al salir Carla al escenario, tanto que no era posible escuchar correctamente su saludo al público. Una vez que toma su guitarra, la anticipación de la primera canción llega y una vez que salen esas primeras notas de su boca, todos quedan anonadados, con una voz directa del corazón, así como sus letras.

Entre los asistentes encontrábamos hombres y mujeres solteros y en pareja, todos fueron a escuchar a la mujer que, como ellos, ha vivido experiencias de las que te hacen sentir en gran escala, pero ella encontró la manera de expresar en letras y música todo lo que algún día quisimos y desearíamos poder decir a esa persona especial (o ya no tan especial).

Carla demostró la intimidad que le permite crear esta serie de presentaciones como parte de Circuito Indio, con una cercanía con su público que compartió con ella una noche especial que parecía una cita personal con la cantante. Hubo personas que pudieron tomar su mano mientras interpretaban un tema junto a ella, mientras otras no podían creer lo cerca que estaban e incluso se pudo escuchar “Me está viendo a mí” entre el público, a lo que Carla respondió con una sonrisa, sujetando su mano.

Con gritos de "Te amo" y "Eres la mujer perfecta", comprendimos que tal vez la mujer perfecta es aquella que se valora y no tiene miedo a desnudar su alma. La cantante relata sus experiencias antes de cada canción, se abre con un público que no se atreve a distraerse para no perderse esa lección, los anima a valorarse y a que no hay situación que no se pueda afrontar, pero, sobre todo, comparte que el amor es un sentimiento al que no hay que tener miedo, sin importar lo que traiga, vale la pena el riesgo.

Con este set completamente acústico, cantó temas como "Vez Primera", “Tu Orgullo”, “No Vuelvo Jamás” y no hubo ninguno que no fuera coreado por todos. Todos esos corazones eran uno junto a ella, aquellos enamorados y aquellos lastimados. La voz de Carla sin duda es especial, y esas letras que seguro se han dedicado a muchas personas hablan lo que muchos se callan, es por eso que es fácil identificarse con la cantante, su público la quiere porque les da esa esperanza y motivación en algo tan noble y bello como lo es la música.

Una noche de enamorados y de corazones rotos, una noche en que las piezas se juntaron. Así fue como se cerró la segunda semana de Circuito Indio, Carla Morrison compartió sonrisas con un público que vivió su música y compartió con ella esa sonrisa y una que otra lágrima.