La nostalgia que nos dejó tirados en el sillón. 

¿Ya vieron la nueva Momia? Nosotros tampoco, no es que no la queramos ver, solamente no sentimos urgencia de hacerlo. Con 16% de frescura en el Tomatómetro y 4.2 de calificación promedio decidimos que nuestro viernes de cine sería reemplazado por Netflix. No nos malinterpreten, nos gusta ir al cine, el streaming de ninguna forma reemplaza la experiencia. Y tampoco nos dejamos guiar ciegamente por la opinión de otros críticos, solamente que esta vez decidimos visitar otras películas de monstruos antes de ir corriendo (como siempre lo hacemos) a ver los estrenos comerciales. 

Vagando por Netflix, encontramos dos títulos que probablemente no saben que están en el catálogo y que son clásicos del cine de terror de los 80’s; The Thing (1982) dirigida por John Carpenter y The Fly (1986) dirigida por David Cronenberg. Ambas son remakes de filmes de los cincuentas: The Thing from Another World (1951, Dir. Christian Nyby) y The Fly (1958, Dir. Kurt Neumann) respectivamente.

The Thing narra la historia de un grupo de investigadores americanos en la Antártida que descubren una “cosa”, violenta y mortífera, que es capaz de imitar en forma a los seres orgánicos. Situación que genera desconfianza en todos, incluido el espectador, pues nadie sabe quién del grupo es humano y quién no. Por su parte The Fly narra la historia de Seth Brundle interpretado por Jeff Goldblum un científico que trabaja en tele-transportación, cuando hace una prueba consigo mismo, una mosca se mete en uno de los telepods lo que ocasiona una mezcla genética en Brundle; el filme más que ser terror o una película de monstruos es un drama de deterioro humano tanto físico como emocional y mental. 

The Thing:

 
 

¿Por qué preferimos ver terror de los 80’s en lugar de ir al cine? Simple nostalgia, a veces se antoja ver una película con efectos especiales prácticos. Y el cine de terror de los 80’s está justo en medio de los efectos pioneros del cine antiguo y del abuso de CGI actual. The Thing ofrece secuencias memorables, inverosímiles pero acertadas dentro del contexto, escenas exageradas y grotescas que ayudan a contar la historia y aumentar la paranoia de los personajes. Recordemos The Conjuring 2 (2016, Dir. James Wan) la película va bien hasta que vemos esa escena donde el perro, claramente hecho por computadora, se vuelve un slender man, ¡claramente hecho por computadora!, la gente comienza a reír en la sala, a murmurar, se pierde la atención y se rompe el suspenso. 

 
 

The Fly  nos muestra con maquillaje práctico el deterioro de Brundle, vemos como se le caen la oreja y los dientes. Un maquillaje grotesco que junto con la actuación provoca una sensación de asco. Y una trama y dirección que a diferencia de las películas de Saw nos tiene con la incertidumbre de que va a pasar. Cronenberg comienza su película de forma concisa, va al grano para no aburrirnos, pero siempre conservando ese ritmo lento que nos mata lentamente. Un cine paciente, bien ejecutado y pertinente que despierta emociones en el espectador (como debe ser)
 

The Thing y The Fly sin duda dos de las mejores películas de terror de los 80’s. Ambas disponibles en Netflix. ¿La Momia? La dejamos para otro día cuando estemos de humor para ver correteadas y explosiones. 

Soy el de la claqueta. Si me quieres mentar la madre, hazlo por twitter @raulsalgadoo y procesaremos su solicitud.