¿Quieres salirte un rato de tu realidad? Ve a Nueva York.

¿Quieres salirte un rato de tu realidad? Ve a Nueva York.

Fotos por: Avril Castañeda y Majo Tielve

Era Septiembre del 2016 y pasaba mis últimas horas en la ciudad de Nueva York. Estaba viendo lo hermoso que se veía el atardecer en los inmensos edificios del Downtown de Manhattan, mientras esperaba la luz verde del semáforo para peatones, en ese momento, la señora que estaba a mi lado comenzó a cantarme “Start reading the news, I'm leaving today, I wanna be a part of this New York, New York". Siempre me voy a arrepentir de no haber tenido el valor para continuar cantando con ella la famosa canción de Frank Sinatra "New York, New York” y haber tenido un auténtico momento musical, en lugar de sólo irme dirigiéndole una tímida y perdedora sonrisa.

Nueva York tiene una magia que la hace única en el mundo, así vaya mil veces, siempre me va a emocionar como si fuera la primera vez. Sospecho que gran parte es por la gran diversidad de personas en la ciudad con fascinantes motivos por los cuales están ahí, un lugar donde puedes encontrar a la persona más grosera en un taxi hasta alguien que te cante en el semáforo; por otra parte están los impresionantes monumentos como la Estatua de la Libertad, el Empire State, o el Puente de Brooklyn, con los cuales ya estamos más que familiarizados por tantas historias que hemos vivido en ellos gracias a que han sido populares locaciones de películas clásicas como Anita la huerfanita (1982) de John Huston o Manhattan (1979) de Woody Allen. Aquí han filmado tantas películas que tan sólo entre mayo del 2015 y mayo del 2016, Nueva York fue el escenario de 300 películas de acuerdo con Julie Menin, Comisionado de la Oficina de Medios y Entretenimiento de la Alcaldía. Incluso puedes encontrar anuncios dentro del metro en los cuales te piden tener paciencia cuando se esté filmando en tu vecindario neoyorquino ya que la industria cinematográfica es una importante entrada para la economía de esta ciudad.

He estado en esta ciudad en varias ocasiones, algunas de turista y otras queriendo ser parte de Nueva York; en una ocasión cuidé niños y en la última pude colaborar en un evento del Fashion Week con una de mis diseñadoras favoritas. En cada una de estas visitas he tenido experiencias tan irreales para mi vida cotidiana que serían dignas de una una película de Hollywood, desde ir en el metro acompañada de puras modelos en plena época de la semana de la moda, hasta presenciara mi cantante favorita Jennifer Hudson en una obra de Broadway.

Una de las experiencias que más me ha marcado ha sido ver Nueva York de noche desde el Empire State, en realidad no es que no hubiera ido a ningún mirador antes o que no hubiera visto ninguna ciudad de noche, pero cuando salí del elevador hacia el exterior de la torre fue tal mi impresión que se me escaparon un par de lágrimas, me sentí un poco ridícula por mi reacción pero al mismo tiempo la ciudad me seguía dando razones para justificarlo, me quitó el aliento estar en medio de todos esos edificios con sus luces encendidas al máximo y poder ver prácticamente todo Manhattan desde ahí; ver sus puentes y las calles, de verdad me sentía en el centro del universo.

La primera vez que visité la gran manzana, tuve la bienvenida más de película que puedan imaginar, llegando pasadas las 11 de la noche del metro, me sentí como Gisselle de Encantada (2007) cuándo llega por la coladera, solo que yo salí del metro pero igual en pleno Broadway. Al subir las escaleras para salir a la calle, las luces de los teatros, espectaculares y tiendas me atraparon totalmente, sobre todo porque yo soy la fan número uno de los musicales. También fue increíble presenciar como en verdad es la ciudad que nunca duerme, todas las tiendas seguían abiertas con toda la actitud siendo casi medianoche, con gente por todas partes y pasar por primera vez por Times Square fue todo un espectáculo; esas luces en verdad son las luces más brillantes que verás en tu vida, con decirles que siendo de noche al estar dentro de un establecimiento las luces de Times Square son tan potentes que parece que afuera es de día.

Y así podría seguir con una lista interminable de momentos de película que me han tocado vivir en esta ciudad y es por eso que se ha ganado estar en mi top de ciudades favoritas. Creo que la vida debería estar llena de momentos así, de experiencias que te quiten el aliento, que te hagan llorar de felicidad, que te hagan sentir que explota tu estomago de mariposas de emoción, que te hagan asombrarte como cuándo eras niño y lo mejor de todo tener grandes historias que contar. Por eso que te sugiero ampliamente visitar Nueva York, para vivir historias que jamás tendrás en tu vida cotidiana.

 
 

 

https://www1.nyc.gov/site/mome/production-in-nyc/production-in-nyc.page

 

Comunicóloga, blogger de viajes , amiga de todos los animales y a veces fashionista.