“Un saco de canicas”

“¡Yo soy Judío!”

 

Por Mario Strada

Un Sac de Billes (2017) es una producción franco-canadiense dirigida por Christian Duguay y protagonizada por la genial dupla de Dorian Le Clech y Batyste Fleurial, la cual termina siendo el gran acierto de la película, pero ya regresaré a ello. El filme, basado en hechos reales, sigue el viaje en el que se embarcan los hermanos judíos Maurice y Joseph a causa de la ocupación Nazi en París durante la Segunda Guerra Mundial con la amenaza alemana siempre en sus talones, su forzada separación con sus padres y hermanos mayores, el verse obligados a madurar de forma prematura y afrontar la fealdad de la guerra.

 
 

Esta es una premisa, si bien algo cansada, bastante poderosa, y es por eso que es una lástima que la excelente calidad de producción se vea opacada por la deficiente, artificialmente emocional y cliché narrativa, misma que se siente más como una miniserie que como un filme.

Durante las casi dos horas que dura la película seguimos las desventuras de estos dos hermanos, sin embargo nunca se llega a un clímax como tal.

Se presentan escenarios,  se resuelven como si de episodios se tratasen y de repente el filme simplemente acaba.

Respetable es el hecho de que se muestra la ocupación y no se hunden en el, aún más gastado, tema de los campos de concentración.

 

Es una lástima pues los jóvenes actores, Dorian LeClech y Batyste Fleurial, cargan la película con su fuerte presencia y gran química, la cual hace palidecer a las estrellas adultas sin importar que estos tienen ya una gran trayectoria y renombre como es el caso de Patrick Bruel.

Por otro lado es también reprobable la falta de profundidad en los personajes, los cuales se pueden reducir a:

Alemanes = Malos

Judios = Buenos

Sin ninguna intención de dar matices a un evento que estuvo repleto de ellos.

Suena a que odié la película, para nada es el caso, pero a mi me parece un gran desperdicio de una producción maravillosa.
Desde las hermosas vistas de Niza hasta el arte y el vestuario, los cuales de verdad te transportan a la Francia de los cuarentas, solo hacen resaltar las deficiencias de un proyecto que pudo haber dado más de lo que finalmente resultó.

Un Saco de Canicas (nombre que no me termina de gustar) es una película que considero palomera pues ensalza el valor de la familia y promueve la idea de que el amor lo sobrevive todo por encima de la adversidad.

Sí, así de mal.

Nota: Dado que no creo en las calificaciones al final de una reseña, pues lo argumentado habla por sí mismo, no les asignare ningún valor. En su lugar usare un sistema inventado por mi con el cual voy a clasificar las películas evitando números o estrellas arbitrarias.

 
 

Nacido el 18 de diciembre del ‘94, Mario fue expuesto a una temprana edad al cine, cosa que forjó su niñez y se volvería su pasión más grande.

Comunicólogo de profesión, fotógrafo y cineasta independiente, Mario es un ávido consumidor de medios buscando brillantez en los lugares menos esperados.