Kinky la rompe en Puebla

Kinky la rompe en Puebla

Fotos: David Octavio  Texto: Iván Rivera

Es imposible ser imparcial cuando se trata de reflejar una opinión sobre una de tus bandas favoritas, sin embargo, los 15 años de trayectoria del grupo regiomontano Kinky, respaldan la calidad de su música, basta con dar click a un par de canciones para apreciar la riqueza de sus composiciones, las cuales mezclan instrumentos típicos del norte del país con ritmos electrónicos, acompañados de letras satíricas de la sociedad actual.

Una vez más tuvimos la oportunidad de ver uno de los actos más propositivos de la escena del rock mexicano, Kinky se dio cita este fin de semana en el auditorio metropolitano de la ciudad de Puebla, con motivo del Festival Internacional 5 de Mayo. Sin contratiempos y apenas pasando las 8:00p.m., la agrupación no hizo esperar a su público y ofreció una nueva propuesta audiovisual, mezcla de pantallas led con estructuras movibles que en tan sólo un pestañeo se convertían en bocinas o un automóvil.

El show comenzó un poco flojo,  parte de realizar un concierto en un auditorio es perder la esencia de fiesta que caracteriza un concierto en un sitio abierto, sin embargo no faltó mucho para que la gente se pusiera de pie, comenzara a aplaudir y a corear sus canciones. Desde la segunda canción, “Presidente”, el público ya emocionado rompió el hielo, clave esencial de los valientes para que todos se pudieron de pie, para la tercera canción, “Soun Tha, Mi Primer Amor”, la invitación a la fiesta estaba más que sellada.

En canciones como “Charro Negro” o “Desaparecer” pudimos apreciar cómo la banda retoma sus raíces electrónicas latinas, y las fusiona con un poco de trap o samba, en otras clásicas de sus presentaciones en vivo, como “Ejercicio #16” o “Hasta Quemarnos” recordamos por qué México se encuentra en lo alto en la diversificación de sonidos Latinoamericanos.

El concierto remata con “A Dónde Van Los Muertos”, siendo coreada al unísono por todo el auditorio, se despiden, pero no para siempre, por nuestro lado, seguramente encontraremos el pretexto perfecto para darnos gusto y verlos nuevamente en los escenarios, porque siempre vamos queriendo más y más.

Comunicólogo, melómano sin causa y explorador de la vida en forma y fondo. Escribir es mi forma de expresión.