El lanzamiento de VELV Magazine se tradujo en música, baile y una noche para recordar

Fotos por: Roberto Cervantes, Arturo Trejo, Jesus Quintero y Majo Tielve

Texto por: Mariana Medina y Majo Tielve

Siempre he creído que cuando las personas correctas se encuentran algo mágico sucede. Esto es lo que ocurrió la noche del sábado en el centro de la Ciudad, en el lanzamiento de VELV Magazine.  

Este evento pintaba desde su anuncio para ser una fiesta llena de buena vibra, pensada especialmente para coleccionar risas y momentos memorables, disfrutando de los increíbles músicos que se presentarían en Pasagüero.

Alrededor de las seis de la tarde las bandas empezaron a llegar para hacer soundcheck, siendo The Dragulas la primera banda en afinar, dando paso a Ilse Hendrix para así terminar con Telequinesis. La gente empezaba a llegar al lugar disfrutando de una cerveza o recorriendo el lugar en busca de amigos.

Era imposible no notar las calcetas naranjas  que cubrían la piel blanca de la bajista de Telequinesis que se aproximaba al escenario para dar comienzo a la noche, al lado del increíble equipo que conforma VELV Magazine, que con unas divertidas y emotivas palabras dieron paso a la música.

La velada comenzó con la furia de Telequinesis, banda conformada por Erick Diego (voz), Gretch Cárdenas (Bateria), Basilio Valentín (sax), Jorge Wonka (sintes) y Matalia Nontes (bajo). 

Su  mezcla de no-wave con punk y experimentos sonoros nos transportó al inicio de esta sesión llena de sonidos y momentos únicos. El sax de Basilio no dejaba de sorprendernos a cada segundo de su presentación haciéndonos sentir parte de Lost High Way, película de David Lynch. Era evidente la conexión que tenía la banda en el escenario al interpretar canciones como “Stanley Kubrick”,“Oxygen” y “Gatito En La Azotea”. El brillo que proyectaban los cinco iba más allá de las luces que los reflejaban, entre letras fuertes y tonos profundos disfrutamos de “Telecomunicaciones” y “Ventana”. Telequinesis se entregó por completo a la gente, dejándonos la rosa, para así despedirlos entre gritos y aplausos.

Llegó el momento de escuchar a Ilse Hendrix ¿Alguien me regala cerveza?, sí esas fueron las primeras palabras de talentosa y sedienta Ilse Hendrix, mientras un alma caritativa se acercaba a brindarle un poco de su bebida.

 

Así fue como dio inicio la presentación de la torreonense, abrazándonos con su pop etéreo, sin dejarnos parar un solo momento al ritmo de "This One" y "Nos Vemos". El momento se tornó melancólico cuando presentó su nuevo single "DLMMK", el inicio de su próximo EP llamado ANT.

 

Hendrix llenó el lugar con sus sientes y belleza, al lado de Eddy un magnifico guitarrista que la acompaño en su presentación haciendo lucir su música con un estilo muy único, incluso escuché conversaciones como: ¿En verdad está cantando?, sacándome una sonrisa al saber el talento que se encontraba presentando esa noche.

 

Los encuentros y buenos recuerdos perneaban las conversaciones de los asistentes y sin más el Pasagüero comenzó a arder con el techno pop de The Dragulas, banda formada por: Ruy Veneno, Charo Pop, Conrad Cullen (voces), Conde Donos (batería), Natwow (bajo), Harry Hollow (guitarra), que con su fuerza nos pusieron a bailar sin parar al ritmo de "Canibal", "Caramelito" y "King Kong Vs Mechanic Kong".

 

El empoderamiento de la banda en el escenario se vio reflejado en el público que no paraba de divertirse con el performance que Dragulas nos ofreció. Nos sorprendían una y otra vez con sus interpretaciones, su empatía con el público, la energía que proyectaban la compartían con todos, haciéndonos, bailar, empedar y brincar de un lado a otro.

The Dragulas regresaba una y otra vez con diversas vestimentas, peinados y maquillajes memorables, todo esto acompañado del gran ritmo de "Dick Baolboa"y "Marido Gay", hasta escuchar en el público ¡Que paquete! Volteando al escenario para verlos en boxers, brincando de un lado a otro para así despedirse con "My Space Invader"

La madrugada caía y una pantalla de tela blanca cubrió el escenario para abrir paso al performance que Dj Smoque ofrecería. Entre visuales y su música minimalista nos transporto  para dejarnos disfrutar en total libertad de la noche, entre colores y forma solo podíamos apreciar la silueta de la persona que fue capaz de crear todas esas sensaciones.

Cerrando así la misteriosa noche que augura un gran lanzamiento para VELV Magazine, proyecto que no sería posible sin todas las personas que creen en el, dedicado con mucho amor a nuestros lectores, dejando así las memorias de una gran noche, en donde podías cerrar los ojos y disfrutar de la música, escuchando las risas que se apoderaban del lugar, donde el verdadero sentimiento que podías sentir era felicidad.

Lo que más te hace falta en el mundo es lo que has venido tú a darle
 
 

 

 

 

Ama lo que haces, si no no lo hagas.

Me gusta leer, amo comer, la música es mi lugar favorito y me muero si no me río.