Duffy/Bowie: Five Sessions

Después del fallecimiento de David Bowie en enero del 2016, la exposición Duffy/ Bowie: Five Sessions llegó a la ciudad de México exhibiendo 42 fotografías del también fallecido Brian Duffy.

Esta exposición combina dos talentos inigualables del mundo del arte. Tanto Duffy fue un fotógrafo que revolucionó el arte en la fotografía de moda, como Bowie fue un artista multifacético en su música y en su apariencia. Estos dos artistas complementaron sus talentos y se inspiraron el uno con el otro en las cinco colaboraciones que hicieron: la portada para el disco Aladdin Sane (1973), las sesiones Ziggy Stardust, Scary Monsters (and Super Creeps) (1980) , The White Man sesión realizada para la cinta The Man Who Fell to Earth (1976),  y Lodger (1979), sesión en la que el cantante quería representar a un hombre en caída; el resultado de estas colaboraciones fue la fotografía más famosa del fotógrafo, aquella de la portada de Aladdin Sane que incluso fue nombrada La Mona Lisa del pop.

A lo largo de las fotografías se puede apreciar la evolución en el estilo camaleónico de Bowie y cómo Duffy encontraba la mejor manera de capturarlo para convertirlo en algo que se vuelve inevitable apreciar.

A lo largo de su carrera, Brian Duffy trabajó retratando a grandes figuras de la escena artística desde John Lennon hasta Nina Simone, sin embargo, lo que hace magnífica esta exposición es que se muestra la sinergia existente entre estos dos artistas; Duffy tuvo una gran influencia en la imagen de David Bowie, resultando en esta exposición y un libro escrito por Chris Duffy y Kevin Cann, nombrado de igual manera Duffy Bowie: Five Sessions (2014) y en el cual se relatan estas sesiones fotográficas.