Kingsman: El Círculo Dorado no es una mala película, pero tampoco es digna de su genial predecesor

Kingsman: El Círculo Dorado no es una mala película, pero tampoco es digna de su genial predecesor

Por: Pedro Lopez

“Kingsman: El Círculo Dorado no es una mala película, pero tampoco es digna de su genial predecesora.

Tiene que mantener en equilibrio demasiadas tramas, elementos y personajes como para poder prestarles la atención que requieren, por lo que la mayoría de ellos se sienten innecesarios. Afortunadamente posee escenas de acción excelentes y un par de personajes con suficiente carisma como para sostener sobre sus hombros todo el resto del conjunto, haciendo de aquel una experiencia suficientemente entretenida”

Hoy en la mañana alguien me preguntaba ¿si le recomendaba la película de Kingsman?, y qué si ¿era necesario haber visto la película anterior para entenderle? Aquí va mi respuesta:

Si tienes ganas de pasar dos horas con diez minutos de tu vida sentado en una sala de cine, viendo ciertas escenas de acción, viendo a Juliane Moore (mi crush de 50 o +, por cierto), y una historia qué tiene fragmentos qué te pueden aburrir y otros dónde puedes pasar un buen momento, entonces la respuesta es sí. Respecto a la segunda pregunta: Creo que si quieres entender cómo es que Eggsy llegó a ser un Kingsman, y cómo es qué siente un cariño y respeto por Harry (Colin Firth), además de la referencia a la supuesta “muerte” de este último (Aquí hago un alto para aclarar que no me pareció en lo absoluto cómo es que regresan a Harry de la muerte, creo que le quita cierta credibilidad a la saga y al personaje), entonces sí, si ve la primera película. Fuera de ello, esta película tiene cierta independencia con la anterior entrega.

e0d723048624d2a53449c373ee0e0159.jpg
594446-kingsman-the-golden-circle.jpg

Honor a quien honor merece, y Juliane Moore lo merece. Además de su belleza impresionante a sus más de 50 años, su interpretación del personaje es muy buena; transmite por completo ese deseo por parte de Poopy Adams esa mezcla de humor, maldad y burla (sobre todo a las excentricidades de los narcotraficantes con sus casas y sus espacios de vida). Cómo en la anterior entrega, tratan una problemática social actual. Mi único conflicto es la forma en qué pintan al Presidente de Estados Unidos; independientemente si es una burla a Donald Trump, no creo que los alcances lleguen a ese nivel, lo que lo hace algo inverosímil.

Mención aparte merecen los “Stateman”. Me hubiera gustado ver mucho más en acción a Channing Tattum, Jeff Bridges, o sobre todo a Halley Berry. La sensación qué me da es qué esto dará pie a un spin-off de los Stateman.       

 
Screen-Shot-2017-08-23-at-6.45.08-PM-e1503539168590.jpg
 

Respecto a la ejecución y continuidad de la película; esta brinda muchas secuencias entretenidas, pero entre ellas varias subtramas de relleno que no terminan de encajar entre sí, lo que hace que la película se sienta larga, y en algunos momentos puede llegar a aburrir, o en mi caso, ponerse a pensar si era muy necesario usar esas escenas, o mejor dejar la duración a un tiempo ideal, 120 min máximo, por ejemplo.

En fin, creo que es una buena película, con ciertos errores, pero también con aciertos. Eggsy repite su gran actuación. Las secuencias de acción muy bien hechas. Y, sobre todo, para amantes de la vestimenta inglesa, la oportunidad de seguir viendo la elegancia en la vestimenta Kingsman.